‘La historia prefiere la nobleza a la brutalidad, a las leyendas que a los hombres. La historia recuerda la batalla pero olvida la sangre’.

Así de trágica comienza la doble vida que llevó el Presidente de los Estados Unidos que en el siglo XIX luchó por los derechos de los afroamericanos con su Proclamación de la emancipación, llevó a miles de hombres a la muerte en la Guerra Civil Norteamericana entre Norte y Sur – con la famosa batalla de Gettysburg – para luego ser asesinado mientras disfrutaba de una obra de Teatro en compañía de su esposa Mary Todd (junto con Kennedy, los 2 únicos que han sufrido tal desenlace). He dicho doble vida. Sip, lo que el director ruso Timur Bekmambetov y el guionista Seth Grahame-Smith nos ofrecen es la peculiar, y original todo hay que decirlo, idea de que Lincoln dedicaba sus ratos libres pre-presidencia a matar vampiros por las noches como represalia por la muerte de su madre a manos (o colmillos) de uno de estos parientes de Drácula. ¿Qué hacemos? ¿Nos «creemos» la propuesta o ponemos en marcha las neuronas para clamar al cielo cuando Abraham parta un árbol robusto de un solo hachazo?.

Apunten esto de antemano: si quieren y/o buscan una lección de Historia esperen un par de meses al Lincoln que nos ofrecerá Steven Spielberg (el cual promete, con tufo a Oscar y que en breve publicaremos su primer tráiler). La cinta de Bekmambetov (Bek a partir de ahora) es un circo visual repleto de humos, efectos, mucho ruido, fantasía, acción y muy poco terror y espacio para la credibilidad. El híbrido perfecto y digna heredera de 2 grandes series de actualidad, curiosamente ambas del mismo canal la HBO, como son True Blood (vampiros «cachondos» y simpaticones pero con mala uva) y Spartacus (mucha, ,muchísima cámara lenta para que la sangre salpique bien y nos duelan los leñazos que se dan). Heredera, que no sucesora. Carece de más mala leche como la primera, y le falta el carisma de la segunda. Otro gallo habría cantado de poseer todas esas cualidades.

Lo he comentado en otras ocasiones: intento no llevarme a engaños (como me pasó con Los Mercenarios 2, de ahí que la disfrutara como pueden leer aquí) y ante una cinta cuyo título es el que han podido comprobar el que se sienta estafado o bien no leyó lo que ponía en la taquilla o le quiere buscar los 3 pies al gato. Pues ni con esas. En donde Stallone y sus amigos se lo pasaban pipa y hacían partícipe al espectador de tal cachondeo/reunión de amiguetes, aquí es el desfasotes del Bek el que se lo pasa de lo lindo rodando persecuciones en caballo (correcta, pero sin control alguno) cacerías vampíricas (logradas), o una alternancia de elementos históricos que solo sirven para recordarnos que, aunque el Presi se dedicaba a reventar gargantas, acabó siendo por lo que la Historia lo recuerda.

Y no me lo trago. Lo siento, pero a mi un tipo que descubre como ganar el conflicto en Gettysburg con un ¡¡tenedor!! (what the…..) o que con 50 y pico tacos puede mover un hacha como si tuviera 30 a la par que saltar de vagón en vagón sin un mero crujido de costillas no me entra en la sesera. Aunque sepa de antemano la producción que voy a presenciar. Esa falta de ironía es lo que hace que este Lincoln no llegue al puerto que podía haber llegado (aunque el guiño al «teatro» que tiene lugar tiene su punto todo hay que decirlo, y que sea un ruso el que dirija a uno de los iconos norteamericanos también). Por lo que todo queda consumido a una serie de secuencias de acción como si Neo matara vampiros (¿de verdad hace falta una secuencia lenta para mostrarnos el casi resbalón de un personaje?). Y aunque los vampiros son los que conocemos de toda la vida y no deslumbran a la luz del sol – aunque si caminan como si nada durante al día gracias a una crema Nivea de la época……sin comentarios – no dan miedo. Tampoco es su objetivo. Sino ser el enemigo de Lincoln, e incluso del país entero (en la Guerra Civil queda claro que los «malos» son el bando sur, de ahí que los chupasangre estén en su filas). Sin profundidad. Todo es bang, bum……..splash!

Menos mal que el reparto es muy consciente de la película a la que prestan sus esfuerzos. Y se lo toman lo suficientemente «en serio» como para que nos ofrezcan unas actuaciones aplaudibles para tratarse de una cinta de tales características. Un Benjamin Walker que luce como Lincoln en cada una de sus etapas – bien podría haberle servido a Spielberg – Mary Elizabeth Winstead como su esposa demostrando que lo suyo no es pura casualidad (como apunta esta chica de alto) y lo mejor de la función con 2 villanos que relamen sus papeles al igual que la sangre que beben: Rufus Sewell (un malo en las nóminas de Hollywood) y Marton Csokas, al que uno no sabe si odiarle o unirse a sus fechorías (con razón a muchas mujeres les atraen los tíos malos). Todo queda adornado con la adecuada partitura de Henry Jackman y los fuegos artificiales de Bek. ¿Quiere contratar una buena Verbena para su localidad? Pida su número a los productores americanos.

Porque este hijo de la patria de Stalin afincado en los USA ya confirmó en Wanted (la de las balas curvas, la cual al menos si tenía la mala hostia de la cual esta carece en muchas ocasiones) que lo suyo es el Circo cinematográfico. Pasen y vean, señoras y señores (música de circo): el presi destrozando vampiros en la pista principal, el Norte contra el Sur a cámara lenta en la Gran Carpa, pinceladas de la historia para que no desentone la (fantástica) historia en los folletos, y un clímax con un tren repleto de trapecistas (durante el cual hasta perdí la noción de lo que estaba pasando).

Si Lincoln hubiera tenido realmente esta doble vida, ya me imagino un Kennedy vs. Zombies en no mucho tiempo. Eso sí, con el hacha no hay tajo que se le resista. Corta a diestro y siniestro. Lo mismo que está pasando en nuestro país, solo que el «nuestro» no tiene chistera, su barba es más canosa y si tiene una mala leche del carajo cuando nos mete los hachazos que hace semana sí y semana también………vamos, que nosotros somos los vampiros de la España actual.

PUNTUACIÓN: 5,4/10

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=VPTdlrN4AFI[/youtube]