Pues no se ha metido ni nada en su papel de 007 el actor inglés Daniel Craig. Sin que levantara mucho revuelo en su relación personal con la actriz de «La Momia» Rachel Weiz, ambos han decicido pasar por el altar de manera discreta en una ceremonia íntima celebrada el pasado 22 de Junio en compañía de unos pocos familiares, como la hija adolescente de Craig fruto de un anterior matrimonio. El inglés de 43 años y su ya esposa de la misma nacionalidad de 41, se encuentran en un momento dulce en sus carreras profesionales: ella va a comenzar el rodaje de una nueva entrega del agente/asesino profesional Bourne, pero sin Matt Damon (a esta chica le van los matones con licencia parece) y una precuela del Mago de Oz titulada sencillamente»Oz» y dirigida por el irregular Sam Raimi, que narraría los orígenes de tal mundo fantástico; y el tiene pendiente de estreno la fantasía del oeste «Cowboys vs Alienígenas» con Harrison Ford, «El secreto del Unicornio» o ese intento de Spielberg y Peter Jackson de transmitir su pasión personal por Tintín y el remake americano de «Los hombres que no amaban a las mujeres» dirigida por el genial David Fincher (aunque en lugar de repetirse o de pelis de redes sociales debería dedicarse a rodar lo que mejor hace: historias más originales). Felicidades a la parejita, aunque esperemos que sus próximos proyectos no sean tan secretos como su merecida intimidad o algunos personajes que interpretan en pantalla.