Mitch Rapp (Dylan O’Brien) es un joven recluta de operaciones encubiertas de la CIA bajo la instrucción del veterano de la Guerra Fría, Stan Hurley (Michael Keaton). Ambos son llamados por la Directora Adjunta de la CIA, Irene Kennedy (Sanaa Lathan) para investigar una ola de ataques aparentemente aleatorios a objetivos militares y civiles. Juntos, los tres descubrirán un patrón en la violencia que les llevará a unir fuerzas con un letal agente turco para detener a un misterioso operativo que intenta empezar una Guerra Mundial en Oriente Medio.

La novela de Vince Flynn – un experto en temas militares y que falleció en 2013 por un cáncer de próstata – es la base de esta cinta de acción que supone un vehículo de lucimiento para el joven O’Brien, ya recuperado del accidente que sufrió en el set de El Corredor del Laberinto: La cura mortal (última entrega de la saga) y que obligó a retrasar su estreno al próximo mes de Febrero (recordemos que la última entrega de la saga nos llegó en 2015). Junto a O’Brien un recuperadísimo Keaton – sublime en Spiderman:Homecoming y rodando ya el Dumbo de su amigo Tim Burton – Scott Adkins (un experto en el cine de acción, normalmente de villano, cómo vimos en El ultimátum de Bourne Los Mercenarios 2) y Taylor Kitsch (algo desaparecido tras los descalabros con John Carter Battleship, aunque tuvo mejor suerte con El único superviviente y la segunda temporada de True Detective).

Acción a raudales para el 3 de Noviembre, cuando nos empiecen a llegar los últimos blockbusters y las cintas con aroma a Oscar. Tiene que haber de todo.

[youtube]https://youtu.be/5dfcQOBJ83A[/youtube]

[youtube]https://youtu.be/UXsTawZEJvw[/youtube]