Scott Lang (Paul Rudd) intenta equilibrar su faceta de superhéroe y padre al mismo tiempo, cuando se presenta una nueva misión urgente que le obliga a pelear junto a la Avispa (Evangeline Lily) para descubrir secretos de su pasado.

Me hago un poco el lío con las Fases Marvel, pero supongo que la secuela de la distraída – y reinvindicable – Ant-Man llegará justo en medio de toda esa guerra infinita dividida en dos entregas de Los Vengadores cuyo primer episodio nos llega ya este mismo Abril (en 3 meses de ná). Algo así como Thor Rhagnarok, que se situaba a la par que los acontecimientos de Capitán América: Guerra Civil (de ahí la ausencia del Dios del Trueno y Hulk en dicha cinta, una de las mejores de todo Marvel). Rudd repite junto a Lily, así como Michael Douglas, Michael Peña (de lo mejorcito de la primera entrega y que casi se queda fuera de ésta ante la furia de los fans), y las incorporaciones de Laurence Fishburne (de DC Marvel, Morfeo le da a todo), Walton Goggins – que en poco más de un mes le dará la tabarra a Lara Croft – Judy Greer y la siempre bienvenida Michelle Pfeiffer (cómo la madre de Lily).

Repite Peyton Reed tras las cámaras en un proyecto inicial para el que sóno Edgar Wright, y cuyas innovadoras ideas quedaron (o eso dicen) en la basura de la siempre exigente filial de Disney. Eso sí, gracias a ello Wright nos regaló el año pasado esa gozada llamada Baby driver. La hormiga y acompañante llegarán el próximo 17 de Agosto (repitiendo cartelera en Verano con Misión Imposible: Fallout cuyo tráiler llega este domingo con la Super Bowl).

[youtube]https://youtu.be/sc4XCKre4mo[/youtube]