Basado en hechos reales. El eslogan más usado en la historia del cine para captar adeptos. Ostias, si es real ¿entonces TODO lo que nos cuenten realmente ha pasado?. Vale. Emmmmm, lo que toman de real es la idea, luego hacen con ella lo que les da la gana. ¿O acaso creían que cintas como Atrápame si puedes, El discurso del Rey, Black Hawk Derribado, American Gangster, La Tormenta Perfecta, Zodiac, La Lista de Schindler o Munich cumplían a raja tabla lo que realmente sucedió? Piénselo 2 veces (y fíjense que no he puesto 3 cintas de mi estimado Spielberg en esa lista por pura casualidad).

El caso es que Ben Affleck se ha convertido en un muy buen realizador. Quien lo diría, viendo «interpretaciones» como Armageddon o Daredevil (nombraré Una chica de Jersey porque acabo de tomarme un Almax). Detrás de las cámaras ha encontrado su verdadera vocación, la cual le ha convertido incluso en mejor actor delante de ellas – cosa no muy difícil – como demostró en The Town (o cómo hacer una cinta de atracos y acción como se hacían antes). Este año nos llega su tercer trabajo delante y detrás de las cámaras, Argo, el cual está basado en hechos reales (lo del comienzo no era por capricho).

El suceso es tan inverosímil que cuesta creer que verdaderamente pasase: en 1979 un grupo de operativos de la CIA se infiltró en la Embajada americana de Teherán (Irán) para intentar rescatar a un grupo de personas allí retenidas por fuerzas islamistas. La manera en que lo hicieron es lo peculiar: haciéndose pasar por un equipo de rodaje de Hollywood con la excusa de rodar una cinta de ciencia ficción en esas tierras. Su reparto para tal cinta mezcla que drama y acción con pinceladas de humor lo integran aparte del nombrado Affleck, John Goodman, Bryan Cranston, Kyle Chandler, Clea DuVall, Tate Donovan, Victor Garber y Alan Arkin.

Su secreto y clasificado estreno tendrá lugar el próximo Otoño.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=n6Z0aG9G8Mw[/youtube]