Eddie Fixer (Josh Brolin) hace mucho honor a su apellido. En el lujoso Hollywood de los años 50, los grandes directivos de la industria acuden a él cuándo hay que «solucionar» algún que otro problemilla (lo que llaman un fixer). Y eso es lo que acaba de pasar. Una de sus mayores estrellas, Baird Whitlock (George Clooney), acaba de ser secuestrada en pleno rodaje de una gran superproducción sobre la Roma del César. Nadie sabe dónde ha ido, ni la razón. Solo una misteriosa nota que será el inicio de un día muy, pero que muy largo para fixer….

Vuelven los Cohen. Tras firmar el libreto del último Spielberg, El puente de los espías, los ganadores del Oscar por No es país para viejos vuelven a la carga con una cinta que recuerda a sus éxitos más dirigidos a un humor directo y ácido (léase El Gran Lewobski, Crueldad intolerable o Ladykillers). De ahí este impresionante reparto que, junto a Brolin y Clooney (que repite con los Cohen) nos deja ver a Scarlett Johansson, Channing Tatum, Jonah Hill – estos dos últimos juntos de nuevo – Ralph Fiennes, Clancy Brown, Tilda Swinton, unos recuperados Dolph Lundgren y Christopher Lambert y la esposa de uno de los realizadores Frances McDormand (juntos desde 1984 y ganadora de un Oscar a las órdenes de su marido en Fargo).

Una comedia peculiar – que bien le sienta a Clooney reírse de sí mismo – a la que, de momento, le veo una pega: su fecha de estreno el próximo 19 de Febrero (¿fuera de los Oscars 2015? ¿No confía el estudio en su nueva obra?).

[youtube]https://youtu.be/3jHoT1L-XUs[/youtube]

Ave Cesar