Tablero preparado, coloquen sus piezas de guerra. Les pongo en situación, hace poco más de año y medio: «hola soy Peter Berg (director pone en mi CV) y quiero adaptar el juego ‘Hundir la Flota’ al cine. Por favor denme 250 millones para hacerlo. Gracias». Los directivos debían estar muy fumados (el debían quítenlo mejor) o pensaron que tenían el filón del año ante sus manos. ¿La excusa/estupidez? Transformers viene de unos muñecos de acción/dibujos animados y Piratas del Caribe de una atracción en Disney, y ambas son, hoy en día, 2 de las franquicias más rentables del cine. Battleship pretende, más o menos, lo mismo. Olvídense. Bórrenlo de sus mentes. Antes tendremos una Harry Potter 13 que otra película de este cúmulo de despropósitos.

Disparan a mi Portaviones: F-14, agua. Ahora bien, tomen el manual de Tópicos insulso de la historia del cine y siganlo paso a paso. Tenemos al prota «guaperas» y rebelde que descubre su vocación (Tom Cruise en Top Gun), la chica escaparate que solo luce tipazo (Megan Fox en Transformers), el jefe insurrecto que dirige con mano firme a sus hombres (Dennis Quaid en G.I. Joe), el empollón de turno con una valentía hasta ahora desconocida (el personaje de Neville en Harry Potter), la chica aguerrida anti-hombres (vean Aliens o cualquier cinta de Michelle Rodríguez) y el hermano mayor/amigo que lleva al prota por el buen camino (Jason Bateman en Hancock, precisamente de Berg). Pues en ese cocktail nos encontramos al inaguantable/insufrible/patético Taylor Kitsch (ahora entiendo parte del fracaso de John Carter) a Brooklyn Decker (cuyas «dotes» servirían mejor en Cine X y más de uno lo agradecería), Rihanna (que no sigo su música pero espero que dicha carrera sea mejor que la de actuar…….buag una arcada,lo lamento) y los desaprovechados Alexander Skarsgård (más y mejor en True Blood) y Liam Nesson (que debió saltarse a la torera el «guion» cuando vio el cheque que le ofrecían).

B-9, tocado. La ineptitud del casting y del guion se libra (por llamarlo de alguna manera) con la labor en post- producción: es aquí donde la cinta puede escapar…..o ni eso. Si quieren grandes dosis de efectos especiales adelante. Muy bonito todo. Mucha caña, mucha tuerca volando (al ritmo del buen rock del grupo AC/DC).  Pero eso de llamarla Transformers en el agua es hacerle un flaco favor a Michael Bay. Su trilogía al lado de esto es como ver La Salchicha Peleona y luego El Padrino. No es ni un refrito de la cinta de Bay: son sus sobras caducadas.

E-5, agua.  Hay secuencias tan ridículas que no sabía si reírme – por si acaso ese era su propósito – o meter la cabeza debajo del asiento. Todo el episodio de la chica mona con el soldado inválido es tan, tan  estúpido (y los extraterrestres sin casco no dan miedo, dan vergüenza) que el resultado nos dará lo mismo. No nos apiadaremos de nadie, porque las caras de palo que ponen ante la destrucción que tienen delante de sus ojos es de Circo. ¿Tensión, emoción? Hay más en un partido de fútbol regional. Y no me hagan recordar la ABSURDA secuencia del momento ‘hundir la flota’ de la cinta porque me obligaría a beberme una botella de alcohol (etílico) para borrarla de mi memoria. ¿Boyas sumergidas? Neuronas modo OFF.

J-7, tocado. La cascada de incoherencias es tal, que no sabía si Berg realmente se estaba tomando esto a guasa o por el contrario pretende que el espectador se sienta abrumado ante lo acontecido. Ni el más mínimo rastro de sorpresa (el tráiler le ha hecho mucho daño mostrando más de lo que debería). En 5 minutos de Los Mercenarios tuve más la boca abierta que en los 130 de los barquitos de Nesson. Vale, no aburre. Es otro pequeño acierto. Me he pegado bodrios de mirar el reloj con cara de ¡sálvame!. Aquí no ha sido el caso. Claro, estaba «muy pendiente» de como unos ancianos de geriátrico manejaban un buque de hace 70 años para salvarnos el culo (creo que no puedo más: jajajajajaja…..ahora mejor).

C-3, han dado a mi acorazado. Cojan lo peor de Transformers – adoro a Bay porque soy consciente del cine que hace, si no puedes con él ni te molestes con esto – denle unas dosis de Pearl Harbor – Hawaii es bonita, algo es algo – y los amantes de los videojuegos podrán quizás captar rastros del primer Crysis. ¿Lo mejor? Los trailers de Sombras Tenebrosas, Los Vengadores y Los Juegos del Hambre (aunque luego vete a saber si son otros zurullos). Yo me lo paso mejor en una partida a la vieja usanza. Y hablando de eso………..Tocado y hundido.

Puntuación: 4,2/10