Crecí con muchas de las películas de William Paxton en mi infancia/juventud. Por eso cuando la semana pasada, en plena víspera de la ceremonia de los Oscars y estando un servidor de viaje – es la primera vez en 20 años que no veo/escucho la entrega de las estatuillas doradas en directo – me enteré de la noticia de su muerte a los 61 años de edad (debido a complicaciones por una intervención quirúrgica), solo pude recordar muchos de los momentos con los que Paxton me tuvo sentado delante de una butaca (o sillón en casa) disfrutando con sus papeles, a la par que echaré de menos todo lo que seguro tenía guardado para seguir ofreciéndonos en estos años.

Una muestra de cómo impactó su inesperada muerte en Hollywood cuando se vestía de gala para una ceremonia que será recordada durante mucho tiempo – y no por los premios – fueron todas las muestras de cariño que recibió a través de mensajes en redes sociales de compañeros de profesión, lo que confirma la huella que ha dejado el genial actor en todos nosotros. Pocas veces se ha ido alguien con una unanimidad total en que se trataba de una persona más grande todavía que el legado cinematográfico que nos deja…..

Un legado que comenzó a finales de los 70 – un papel no acreditado en Tres mujeres peligrosas de Jonathan Demme – para luego aparecer en una serie de cortos e incluso con un ya famoso Bill Murray en la genial El pelotón chiflado (siendo un soldado más del grupo). En 1984 tendría un breve papel en Terminator, lo que iniciaría su amistad con el realizador James Cameron y con Arnold Schwarzenegger, con los colaboraría en varias ocasiones más. Le veríamos en Commando – nuevamente con Arnie – Aliens (su impagable Hudson en la mejor cinta sobre la criatura hasta la fecha, pendientes del Alien Covenant de Ridley Scott), Navy Seals Depredador 2 (ha sido el único actor en enfrentarse a 3 de las criaturas más míticas de la historia del cine). Ya metidos en los 90 se deja ver en uno de mis placeres culpables favoritos, El tiempo de los intrusos, y es el hermano de Wyatt Earp (Kurt Russell) en Tombstone, para luego realizar uno de sus mejores papeles en Mentiras arriesgadas, una de las ya clásicas cintas de esa década dirigida por Cameron y con unos momentos inolvidables entre Arnie, Paxton y una magistral Jamie Lee Curtis (la actriz le recordaba y lloraba su pérdida).

Fue entonces cuando tuvimos al actor en su mejor momento,con cintas cómo Apolo 13, Twister – adoro esta cinta, digan lo que digan de ella – Titanic (con la que Cameron gritaría eso de ‘soy el Rey del Mundo’), Un plan sencillo (revisen esta curiosa película dirigida por Sam Raimi), U-571 – otra cinta digna de revisionados, con Matthew McConaughey al frente en un submarino durante la II Guerra Mundial – Límite vertical (de las pocas veces que le veríamos de villano) o Escalofrío, su terrorífico debut detrás de las cámaras, nuevamente con McConaughey al que seguiría Juego de Honor ya en 2005 con un pre-Transformers Shia LaBeouff para Disney (otra cinta que tengo entre mis privilegiadas).  Aunque en los últimos años no se ha dejado mucho ver por la gran pantalla, el actor no había parado de actuar sobre todo en televisión, donde fue nominado varios años al Globo de Oro por su papel en Big Love, junto a las miniseries Hatfields and McCoys – de rival de Kevin Costner – Texas Rising (en la piel del legendario Sam Houston, un honor para Paxton texano de nacimiento) o Agentes de SHIELD.

En cine pudimos disfrutar de él unas últimas veces en 2 guns (otra ocasión de villano, junto a Denzel Washington y Mark Wahlberg), Al filo del mañana  – genial su militar dando órdenes a Tom Cruise – Nightcrawler El chico del millón de dólares (para Disney). Podremos verle una última ocasión en The Circle, con la que repetía con Tom Hanks tras Apolo 13.  James Cameron ha sido uno de los que más pesar ha mostrado por el fallecimiento de Paxton, ya que para el director ‘el mundo es un lugar peor tras su muerte’. Con una amistad de 36 años, ambos colaboraron en 4 ocasiones tras conocerse por casualidad en un plató durante el rodaje de una película de Roger Corman y a lo largo de los años el cariño mutuo fue incrementando hasta forjar un vínculo que se ha roto por la marcha inesperada de Paxton. Viajes de submarinismo juntos, ver crecer a los hijos del otro y expediciones al mismísimo Titanic fueron algunas de las cosas que compartieron Paxton y Cameron, un actor al que Cameron espera que recuerden ‘como el genial ser humano que era’.

Y es que cuando a Paxton se le preguntó una vez por qué no le pidió un papel a Jim en Avatar – con la que Cameron se apuntaría la cinta más taquillera de toda la historia del cine – el bueno de Bill contestó: ‘a los amigos no hace falta pedirles nada, ellos saben que uno está para lo que haga falta’. Un genio que se ha ido, y que quien sabe si hubiéramos podido ver en alguna de las secuelas que prepara Cameron……..

Descansa en paz, cazador de tormentas.

[youtube]https://youtu.be/C139JtVXLs0[/youtube]