Buenas noticias. La gala de los Oscars del próximo año puede que no sea tan aburrida como los últimos años, cosa la cual no es muy difícil. El que iba a ser su maestro de ceremonias, Eddie Murphy, acaba de presentar su renuncia. ¿Y por qué se preguntarán ustedes? Muy sencillo: el co-productor de la gala – por no decir el que manejaba todo el cotarro – Bret Rattner se vio «obligado» a dimitir por unas polémicas declaraciones que, según el ojo con el que se mire, pueden ser más o menos ofensivas pero acertadas sí que no fueron. Y claro, como Ratner fue el que tomó la decisión de que su coleguita Murphy dijera eso de «Bienvenidos a la Gala Anual de los Oscars» – curiosamente el director acaba de estrenar «Un golpe de altura» con ¿adivinan? Murphy de protagonista, que casualidades tiene la vida ejem ejem – pues el actor afroamericano siguió los pasos de Bret en lo que se podría calificar como un acto de lealtad que a un servidor le huele a «me mando a mudar porque si mi amigo no está al mando, no tendré la libertad creativa de la que querría gozar». Vamos, que el señor Murphy nunca ha sido muy bien visto en los círculos más íntimos de la colina de Hollywood, con polémicas actuaciones personales y gestos que dejan entrever un carácter déspota y ególatra no muy propio de una estrella que ya no lo es. Sin ser la saga «Shrek», pues no ha tenido un éxito claro desde hace mucho, y su «golpe de altura» con Ben Stiller ha sido superada por la película de su compañero de aventuras en la saga del ogro verde «El Gato con Botas». Ironías de la vida.

Las declaraciones de Ratner que tanto revuelo han levantado hasta el punto de dar un giro radical a la gala de los Oscars tuvieron lugar durante una sesión de preguntas y respuestas en Los Angeles sobre su última cinta ya nombrada «Un golpe de altura», en la cual se le preguntó al director sobre los preparativos para la susodicha gala, a lo que Ratner respondió: «los ensayos son para los maricas», desatando todo tipo de críticas y tachándolo de homófobo. A ver, acertado no ha estado el hombre, pero de ahí a la crucificción hay un largo trecho. Y más viniendo de un país dónde si a una cantante se le sale «accidentalmente» un pecho durante una actuación en la Super Bowl lanzan el grito al cielo, cuándo son los primeros en realizar todo tipo de cine para adultos.

El presidente de la Academia, Tom Sherak, dijo sobre tales comentarios: «Las palabras tienen significado y acarrean consecuencias. Brett es una buena persona, pero sus comentarios fueron inaceptables. Esperamos que ésta sea una oportunidad para llamar la atención sobre el daño que causan estos comentarios desafortunados e insensibles, independientemente de su intención». Así mismo Murphy agradeció que contaran con el para tal acto con las siguientes palabras: «Verdaderamente estaba deseando ser parte del evento que nuestro equipo de producción y guionistas estaban empezando a desarrollar, pero estoy seguro de que el nuevo equipo de producción y presentador harán igualmente un trabajo genial».

Y a rey muerto, rey puesto. Tras las disculpas de Ratner sobre sus declaraciones en un comunicado y la aceptación de la dimisión de Murphy por parte de Sherak, ya se han asignado los roles que antes tenían los escaqueados: el productor Brian Grazer, habitual con Ron Howard en cintas como «Una mente maravillosa» o «El Código Da Vinci», es el encargado de llevar a buen puerto la ceremonia y ha elegido al nuevo presentador, el cómico Billy Crystal (un aplauso a tal decisión por favor). Personalmente me alegro de la metedura de pata de Ratner – la cual no me extraña viniendo de alguien que ha tenido relaciones sexuales con Lindsey Lohan y va por ahí alardeando de ello – porque gracias a eso podremos disfrutar del que, para mí, es el mejor presentador para tal gala. El ejemplo claro quedó en esa sonora ovación cuando hizo acto de presencia en la última ceremonia. Bueno, no nos olvidemos del desfile de vestidos que solía lucir Whoopi Goldberg o de los geniales números musicales de Hugh Jackaman.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y ya que estamos con Eddie Murphy, aprovecho un huequito para dejarles el trailer de la que será su última cinta. No puedo evitar pensar en la cara que se le quedó al cómico cuando se enteró de las desafortunadas declaraciones de Ratner, en lo que el vería como su regreso a lo grande: cinta recién estrenada, presentador de una de las ceremonias más vistas del año y trailer de su última comedia. El caso es que «A Thousan Words» sigue a Jack (Murphy) un empresario con mucha facilidad de hablar hasta por los codos con tal de conseguir lo que quiere, usando para ello las más ingeniosas mentiras. Pero cuando una de tales tretas la realiza con el hombre equivocado, descubrirá que ahora solo dispone de 1000 palabras para expresar todo aquello de lo que no ha sido capaz, ya que con la última de esas palabras le llegará su viaje al más allá. Dirigida por Brian Robbins (que ya dirigió a Murphy en «Norbit») la cinta se estrenará el próximo 23 de Marzo en Estados Unidos. Seguro que Eddie pensaba usar más de 1000 palabras en la gala a la que tan «generosamente» acaba de renunciar.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Xij6sCFn2PE]