Pixar innova. Pixar sorprende. Pixar se arriesga. Pixar es valiente. Luego se podrá estallar como una pita – cosa que sólo ha sucedido una vez, el verano pasado con Cars 2, y no en el plano económico pero jamás se pondrá en duda su calidad visual. Sus cintas son, en una palabra, impecables. Hay que reconocer que nadie le hace sombra, y quizás Dreamworks Animation en los últimos años se le ha acercado algo más gracias a que han descubierto que la animación no tiene que ir reñida con el buen gusto (vamos, que han escrito guiones para sus películas en lugar de una acumulación de bromas absurdas e irreveretes para los más pequeños). Es por ello que este año nos traen una de sus propuestas más arriesgadas: Brave.

Y lo es por varios motivos: es la primera película desde hace 3 años que no juega sobre segura – tras las secuelas de Toy Story y Cars, éxitos asegurados – está dirigida por una mujer, y basada en un cuento en la que veremos a una princesa como protagonista, cosa nunca antes vista en el estudio filial de la Disney (cuando Disney las tenía prácticamente en todas sus cintas). En la Escocia del siglo X, la Princesa Mérida (voz de Kelly McDonald) no es como las que han gobernado en su reino con anterioridad. Atrevida, cabezota, desobediente y cautivadora, Mérida hará caso omiso a las indicaciones de sus padres, el Rey Fergus (Billy Connolly) y la Reina Ellinor (Emma Thompson), en su sueño de ser arquera. Sus decisiones tendrán graves consecuencias para el reino cuando una maldición ponga en peligro todo lo que ama, poniendo a prueba sus habilidades contra la malvada Bruja (Julie Walters).

Dicha interesante propuesta que yo en su momento con los primeros tráilers califiqué como una mezcla de Braveheart y Cómo entrenar a tu Dragón – y que con cada nuevo promocional me va convenciendo más – tiene su tráiler final hasta su estreno, en 3D cómo no, el próximo 17 de Agosto (menudo mes ese en cuanto a estrenos se refiere).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Ac5zNHLEQp8[/youtube]