Un año después de los acontecimientos ocurridos en la primera película, Dory vive una apacible vida junto con los peces payaso. Tras ir con Nemo en un viaje para ver cómo las mantarrayas migran de vuelta a casa, su problema de memoria hará que ésta se pierda y tenga que emprender una aventura para intentar encontrar su hogar.

Una de las (muchas) cintas de Pixar que conquistó a niños y adultos a partes iguales fue aquel Buscando a Nemo de 2003 (nunca olvidaré como a nosotros nos llegó ¡¡¡6 meses más tarde!!!) que confirmó a la filial de Disney como una de las grandes del cine actual, animaciones impecables y guiones que rozan la perfección (por supuesto hay excepciones, pero esa es otra historia). Tras recuperar parte de la credibilidad perdida con sus cintas de los últimos años – parón en 2014 incluido – el verano pasado con esa obra maestra llamada Inside out, la factoría de John Lasseter nos devuelve a uno de sus personajes más queridos, una historia que seguramente nos dará tantas lágrimas de risas como de emoción.

El 22 de Junio podremos volver a cruzar el mar con Dory, Marlin o Nemo entre otros porque, aunque hayan pasado ya 13 años desde su memorable primera parte, nuestro corazón volverá a vivir las mismas sensaciones de aquella primera e inolvidable (menos para la protagonista) aventura.

[youtube]https://youtu.be/9-ZEhzAlPG0[/youtube]

Buscando Dory