Un año después de los acontecimientos ocurridos en la primera película, Dory vive una apacible vida junto con los peces payaso. Tras ir con Nemo en un viaje para ver cómo las mantarrayas migran de vuelta a casa, su problema de memoria hará que ésta se pierda y tenga que emprender una aventura para intentar encontrar su hogar.

Buscando a Nemo es, para un servidor, una de las mejores obras de Pixar (junto a Monstruos, Up y la reciente Inside out). Una encantadora película que nos captura visualmente y nos ofrece una gama de personajes tan irresistibles como adorables. Y si hay alguien que destacó un poco sobre todos en esa cinta de 2003 fue la olvidadiza Dory. Resulta lógico que la secuela gire en torno a ella, y aunque durante los próximos años nos tendremos que despedir del Pixar original para dar paso al Pixar refritos (con secuelas de Toy Story, Los increíbles y Cars) he de admitir que esta de la que aquí hablamos es, sin lugar a dudas, la más esperada.

El próximo 24 de Junio – una semana después de su estreno en Estados Unidos, y no 6 meses después como en 2003 – volveremos a surcar los mares muy bien acompañados, y despistados (y es que el trabajo de doblaje en nuestro país de los maestros José Luis Gil y Anabel Alonso es de los que no se olvida).

[youtube]https://youtu.be/dpDQwhNNUW4[/youtube]

finding_dory_xlg