Lo que comenzó como la inesperada amistad entre un joven vikingo y un temible dragón Furia Nocturna se ha convertido en una épica trilogía que ha recorrido sus vidas. En esta nueva entrega, Hipo y Desdentao descubrirán finalmente su verdadero destino: para uno, gobernar Isla Mema junto a Astrid; para el otro, ser el líder de su especie. Pero, por el camino, deberán poner a prueba los lazos que los unen, plantando cara a la mayor amenaza que jamás hayan afrontado… y a la aparición de una Furia Nocturna hembra.

Una de las mayores sorpresas que me he llevado con una cinta fue en 2010 con una aventura discreta llamada Cómo entrenar a tu Dragón, y que dejé escapar en cines por mis a veces absurdos prejuicios (eso sí, como la disfruté en casa). Era la primera vez que Dreamworks se ponía a la altura de Pixar en lo referente a un historia con CORAZÓN (y no, Shrek no cuenta y ni siquiera mis estimadas y divertidas Kung-Fu Panda), y que cautivó tanto a niños cómo adultos. Con la segunda parte, 4 años más tarde, solo confirmaron lo evidente: su nueva saga era lo mejor que habían hecho en el terreno animado (banda sonora, humor, aventura y hasta secuencias que recordaban a la mejor época madura de Disney).

El próximo 22 de Febrero la aventura toca a su fin con el tercer episodio, un broche dorado que se ha tomado su tiempo – 9 años en completar la trilogía – pero que supondrá una última ocasión para emocionarnos en una sala de cine con Desedentao y compañía (y es que ya el tráiler, al ritmo de Ed Sheeran, me ha puesto la piel de gallina).

[youtube]https://youtu.be/DWXJdezkThk[/youtube]