Pobre Cameron Crowe. Tras unos comienzos realizando obras sencillas que marcaron mucho en su época, finales de los 80 y principios de los 90, como fueron «Un gran amor» y sobre todo «Solteros» debido a la cantidad de personas que se sentían identificadas con sus protagonistas hoy olvidados (¿Alguien recuerda esa revolución que fue Reality Bites en 1994, con un Ben Stiller más sobrio de lo que nos tiene acostumbrados?) el éxito le llegó con esa combinación de drama deportivo y comedia romántica que fue «Jerry Maguire», con unos Tom Cruise y Cuba Gooding JR espléndidos y una inocentona y precoz Renée Zellweger (contó con varias nominaciones a los Oscars, lográndolo Gooding JR al mejor actor de reparto). Dicho éxito logró repetirlo con su particular visión de ese movimiento masivo musical que, durante los años 60, convirtió a miles de personas en amantes de la paz y el amor, y luchadores de una serie de guerras que nadie lograba comprender: les hablo de «Casi famosos», cuyos «gruppies» lograron también una serie de nominaciones a los premios de la Academia, destacando una conquistadora Kate Hudson la cual ha quedado luego relegada a papeles antes asignados a actrices como Julia Roberts o Sandra Bullock.

Tan alto subió, que más dura fue la caída. Sus 2 siguientes films fueron fracasos sonoros en taquilla y carne de cañón para el sector más crítico: algo comprensible en «Vanilla Sky» (donde pesaba mucho la original de Alejandro Amenábar, «Abre los ojos») pero no tanto en «Elizabethtown», donde el director demostraba su capacidad para crear personajes femeninos admirables y con un aura especial y única, con una deliciosa selección musical para el entorno por el que se pasen sus protagonistas, pero con un protagonista masculino que no poseía las cualidades suficientes para soportar el peso de la historia, un muy plano Orlando Bloom. Pues a finales de este año nos llega un (recuperado) Crowe con su nueva cinta: Compramos un Zoo, basada en el hecho real  de un padre soltero de familia que decide abandonar su cómodo trabajo y llevarse a sus hijos lejos de la (selva moderna) ciudad a un pueblo con la intención de renovar y abrir un zoo abandonado. Veremos en la piel de dicho padre atrevido a un cada día más maduro cinematográficamente hablando Matt Damon, secundado por Scarlett Johansson, Thomas Haden Church y una de las revelaciones de «Super 8» Elle Fanning.

El 23 de Diciembre podremos comprobar si la cinta rebosa tanta intimidad y ternura como su tráiler, devolviéndonos al mejor Cameron Crowe, o por el contrario sumarlo a su lista de films olvidables y haciendo que el autor se encierre en esa cueva en la que llevaba metido 6 años.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=dOzPHzFPIBE]