Abril, 1945. Mientras los Aliados inician su ofensiva final en el frente europeo, un aguerrido sargento de artillería llamado Wardaddy (Brad Pitt) se encuentra al mando de un tanque Sherman y de los cinco hombres que componen su dotación, en una misión mortal detrás de las líneas enemigas. Superados en número y en armamento, y con un soldado novato metido en sus filas, Wardaddy y sus hombres lo tendrán todo en contra en su heroico intento de lanzar un ataque en pleno corazón de la Alemania Nazi.

Que Corazones de Acero – el horrible título en nuestro país de Fury – nos llegue dos meses más tarde que su estreno norteamericano es de esos misterios que prefiero no preguntarme (y más, tras ver este tráiler, para no calentarme hasta el infinito). Lo que parece bien claro es que su fecha de invasión en tierras yanquis para el 14 de Noviembre tiene claras pretensiones: Oscars, por favor. Y quién mejor para liderar dicho batallón bélico (y de premios si es posible) que Pitt, el cual ya tiene uno en calidad de productor por la recién oscarizada 12 años de esclavitud.

El marido de Angelina Jolie invade tierras enemigas en una cinta que dirige  y escribe el siempre respetado – pero no siempre con éxito, como su varapalo hace poco con Sabotage – David Ayer, un todoterreno en el cine de acción. A Pitt le secundan Shia LaBeouff (Transformers), Logan Lerman (Noé), Michael Peña (Sin tregua) y el solicitado Jon Bernthal (El lobo de Wall Street) en un drama bélico que pinta de lo mejorcito de este 2014. De ahí mi enfado porque a nosotros nos llegue el 16 de Enero.

[youtube]http://youtu.be/wn-MarXmrbo[/youtube]

corazones-de-acero