Adonis Johnson (Michael B.Jordan) no llegó a conocer a su famoso padre, el campeón del mundo de los pesos pesados Apollo Creed, que falleció antes de que él naciera. Sin embargo, nadie puede negar que lleva el boxeo en la sangre, por lo que pone rumbo a Filadelfia, el lugar en el que se celebró el legendario combate de Apollo Creed con un prometedor y duro rival llamado Rocky Balboa (Sylvester Stallone). Una vez en la ciudad del amor fraternal, Adonis busca a Rocky y le pide que sea su entrenador. A pesar de que este insiste en que ya ha dejado ese mundo para siempre, Rocky ve en Adonis la fuerza y determinación que tenía Apollo, su gran rival que terminó por convertirse en su mejor amigo. Finalmente, acepta entrenarle a pesar de estar librando su propio combate contra un rival más letal que cualquiera a los que se enfrentó en el cuadrilátero.

Cuando Stallone nos devolvió a Rocky hará casi una década, lo hizo con un sencillo objetivo: darle un final digno. El creador del personaje se quedó con la sensación de que la quinta entrega de la saga – la menos taquillera por cierto – no le daba el homenaje que se merecía (a pesar de que Stallone quiso en su momento que el personaje muriera al final de la misma). De ahí aquel Rocky Balboa más melodramático que deportivo, en la que el boxeo era una mera excusa para narrarnos que los años pasan de la misma manera para todos.

Con lo que no contaba Sly era con el novato de Ryan Coogler, el cual ha escrito y dirigido esta cinta orientada más al joven Adonis y con Rocky cómo secundario de lujo para los más nostálgicos (es la primera de toda la saga que no escribe Stallone). Creed: la leyenda de Rocky (bien nos gusta poner frasesitas a los títulos) llega este 5 de Febrero – Acción de gracias en Estados Unidos – dispuesta a asestar un último golpe…….

[youtube]https://youtu.be/ev_pBoFJEdQ[/youtube]

Creed