Mega-City, ciudad futurista habitada por unos 800 millones de personas y con una extensión desde New Jersey hasta Bostón, y donde sólo un cuerpo se encarga de que se cumpla la ley, este cuerpo son los Jueces, donde además de hacer las labores de policías, también tienen la misión de juzgar, hacer de jurado y verdugo, pero en una ciudad tan grande es complicado que los crimines disminuyan y en esta vorágine de crímenes es donde se nos presenta la historia. Estaremos al lado del Juez Dredd (Karl Urban – El Mito de Bourne, Doom) al cual le encasquetan a una novata Anderson (Olivia Thirlby – Jun, La Hora más Oscura), a la cual tendrá que evaluar para ver si se convierte en una juez o no y hasta aquí podemos leer, todo lo que pasa en adelante os lo podéis imaginar, acción, tiros, sangre y poco más.

La verdad que cuando fui al cine no esperaba mucho de esta película, más que nada porque como creo que he dicho en alguna ocasión, las películas basadas en cómics no suelen ser demasiado buenas (exceptuando algunas pocas) pero, después de haber visto la primera película de este personaje interpretada por Sylvester Stallone, suponía que peor no podrían hacerlo, con lo que iba a ver que es lo que el director Pete Travis conseguía. Lo que realmente me gustó de la película fue la ambientación, ese futuro sombrío donde fuera de esa ciudad el caos radiactivo reina y la vida es imposible, crímenes y violencia por todos lados y sólo un pequeño grupo de personas intentando mantener la ley, es de lo mejor de la película, de resto tenemos una historia de lo más visto, unos policías que van a un mega-rascacielos que está controlado por la mala de turno, la narco Ma-Ma (Lena Headey – Juego de Tronos), y donde dejará encerrados a los dos jueces mientras intentan darles caza, mientras tanto podremos ver sangre, tiros y todo esto en una visión a cámara lenta, dado que la droga de turno que distribuye Ma-Ma le hace creer a tu cerebro que el tiempo pasa al 1% de la velocidad real, con lo que los minutos se alargan increíblemente en el tiempo gracias a «Slo-Mo» (Pequeño inciso, los guionistas se «curraron» el nombre de la droga…), supongo que en 3D la película ganará un poco, dado que las tomas de tiros y demás se nota que estaban tomadas para esta tecnología para hacerte meterte más en la cinta, pero no dejan de ser un burdo intento para que el público no salga de la sala maldiciendo la familia del director y sus guionistas.

Aunque la verdad que parece que la pongo muy mal, la película si la comparamos con su predecesora es mucho mejor, pero no deja de ser otra película más que no aporta nada nuevo. Si la hubieran estrenado a principio de agosto sería otra más de las típicas películas de acción de verano que los estudios nos tienen acostumbrados, pero la verdad que deja mucho que desear y que seguro podréis vivir sin verla, pero si aun así queréis verla, como dice mi compañero Matt, dejar el cerebro en la entrada y recogerlo a la salida, e intentar dejarlo en blanco, dado que muchas de las cosas que pasan en la película son muy predecibles.

Con lo que para concluir tenemos una película con una historia flojita y muy parecida a muchas otras, unas interpretaciones bastante normales y poco más, por lo que estoy seguro que podréis encontrar mejores opciones en la cartelera para ver, y ahora puedo volver a decir que las películas que se basan en cómics no suelen tener una buena adaptación.  La pregunta que me hago es si los estudios intentarán hacer otra versión más de este personaje, o con estos dos intentos ya han tenido suficiente.

Nota: 4.5

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=8Y1dUvraqM8[/youtube]