Nunca digas nunca. Eso debió pensar el señor Clint Eastwood – perdón, el Señor – cuando tras dirigirse a si mismo en 2008 en ‘Gran Torino’ dijo esa famosa frase que Danny Glover usaba en la saga ‘Arma Letal’: ya estoy viejo para esto. A partir de ahora solo se me «verá» detrás de las cámaras. Desde entonces ha realizado 3 cintas (‘Invictus’,’Más allá de la vida’ y la reciente ‘J.Edgar’). Pero si un amigo te pide un gran favor……..ahí ya cuesta decir que no, aunque ello conlleve romper una promesa.

Robert Lorenz, colaborador habitual de Eastwood en sus cintas, debuta en la pantalla como director con ‘Trouble with the Curve’ con un guion del debutante Randy Brown y que nos cuenta la historia de un veterano ojeador de nuevas promesas de Beisbol (Eastwood) cuya salud y visión – que comienza a perder de manera vertiginosa – le impiden continuar en el negocio. Como colofón a su carrera, decide realizar un último viaje en la búsqueda de una nueva estrella deportiva, a la par que dicho viaje le sirva para entablar los lazos rotos con su hija (Amy Adams sustituyendo a la inicialmente prevista Sandra Bullock).

A dicho reparto parece que se les unirá el cantante/actor (vayan tachando lo primero) Justin Timberlake, haciéndole la vida imposible a Eastwood al ser también un ojeador que compita con este para lograr la firma de la futura joven promesa. Sin embargo lo que terminará de enfadar al veterano actor/director será que caiga enamorado de su hija.

El rodaje comenzará de manera inminente, y de momento no tiene fecha de estreno asegurado (si Lorenz rueda tan rápido como su maestro, apunten a este año). A ver si más de uno se pregunta lo mismo que yo: Clint Eastwood, con 82 años, en la piel de un ojeador que se va quedando ciego. ¿No les huele a posible nominación a Oscar? Si es que los hay que no se conforman con tener en su haber 2 Oscars como mejor Director. Hasta que no lo consiga como Actor no le alegraremos el día Señor Eastwood.