Decir Nicholson es sinónimo de genialidad. El polifacético actor nos ha brindado varios de los mejores momentos vistos en una gran pantalla a lo largo de la historia del cine, y con sólo decir su nombre a muchos les vendrán a la cabeza sus ya conocidas expresiones faciales con esa mirada de pícaro loco que esconden a uno de las bestias pardas de la actuación de todos los tiempos.

A sus 77 años, la presencia de Nicholson en la gran pantalla en la última década – o Siglo XXI – ha sido más bien escasa, ya que sólo lo hemos podido disfrutar en 7 largometrajes (ocho si contamos su breve presencia en I’m still here haciendo de él mismo) para todos los gustos: desde comedias (Ejecutivo agresivo, Cuando menos te lo esperas o su última aparición en cine en 2010 en ¿Cómo sabes si….? de su gran amigo James L. Brooks), dramas (A propósito de Schmidt, El juramento y Ahora o nunca que comparte metraje con la comedia) hasta un thriller policiaco que le valió el único Oscar al mejor Director a Martin Scorsese (Infiltrados en 2006). Pues bien, puede que estas hayan sido las últimas oportunidades de disfrutar del protagonista de Batman en cine, ya que se acaba de hacer público que Nicholson lleva años luchando con el alzheimer, hasta el punto de que no quiere ni salir de su domicilio de Hollywood porque pierde la noción de dónde se encuentra.

El miedo a recluído a Nicholson, al que no se le ve en ningún acto público desde que entregó el Oscar a la Mejor Película en 2013 – un habitual de las ceremonias, siempre en primera línea con sus gafas de sol inconfundibles – han hecho mella en el veterano actor, el cual ya ni pisa la pista de Los Ángeles Lakers, el Staples Center, un vicio que Nicholson marcaba a fuego en los contratos de sus películas: no iría al rodaje los días en que hubiera partido en casa de su equipo de toda la vida (asiduo en la primera fila junto a su amigo y compañero de reparto en Infiltrados Leonardo DiCaprio). Ello explicaría la ausencia del actor en la reciente El juez, cuyo papel acabó recayendo en el no menos fabuloso Robert Duvall.

Veremos cómo evoluciona esta noticia que ha caído como un jarro de agua fría en la colina más famosa de California este Martes de Diciembre, ya que son muchos los que todavía esperaban una nueva oportunidad de disfrutar de la presencia de este genio en una sala de cine. Mientras, nosotros les recomendamos varias de sus cintas de obligada visión – en menor o mayor calidad, pero por ver a Jack haciendo de las suyas – que pasan por los clásicos en su filmografía (El resplandor, Batman, Alguien voló sobre el nido del cuco, Mejor imposible, Algunos hombres buenos, La fuerza del cariño, Easy rider, Chinatown), hasta sus menos conocidas/recordadas, pero en las que Jack siempre sobresalía sobre todos (Rojos, El cartero siempre llama dos veces, El honor de los Prizzi, Las brujas de Eastwick hasta Lobo o Mars Attacks!).

Jack Nicholson with Mannequin's Hand on Cheek