Escribo esta noticia con un elevado grado de satisfacción. Y todo por una sencilla razón: la vuelta a la pantalla de Robert Downey Jr. en un papel que no le obligue a llevar una armadura metálica o a decir ‘elemental, mi querido Watson’. No tengo nada en contra de ambas sagas – bueno, de la secuela de Iron Man sí – pero desde su flamante regreso a la primera línea de las estrellas en 2008 le hemos visto bastante pocos en papeles diferentes/arriesgados. Y cuando lo hizo – caso de la comedia Tropic Thunder por la que incluso fue nominado – demostró al excelente actor que todavía lleva dentro.

Su participación en el drama El Juez es una declaración de intenciones para desmarcarse de los personajes que lo han devuelto a la fama. En la cinta del realizador David Dobkin (El Cambiazo), Downey es un abogado de éxito que regresa a su ciudad natal cuando se entera del fallecimiento de su madre.Con lo que no contaba es con que el principal sospechoso de dicha muerte resulta ser su propio padre – papel ofrecido a Jack Nicholson – el cual es el juez de la localidad y aquejado de la enfermedad de Alzheimer. El abogado se quedará en la ciudad para descubrir la verdad cuyas investigaciones le llevarán a rencontrarse con una familia a la que había dejado de lado.

El veterano actor protagonista de El Resplandor está casi confirmado para este drama criminal, y la productora Warner confía en que finalmente de el sí a la que sería su quinta cinta desde el 2003. La filmación podría comenzar en la primavera de 2013 con un estreno vistas a las navidades que viene, con opciones de alcanzar nominaciones para los premios de ese año (y más con su posible pareja protagonista Nicholson padre y Downey hijo…..o Junior).