El “problema” con Kevin Spacey.

Quién nos lo iba a decir. El reciente escándalo con el productor  (o ya ex-productor) Harvey Weinstein y las demandas de acoso sexual que empiezan a salir a la luz – busquen en Google la lista de actrices que ha empezado a contar lo sucedido sobre todo durante los 90 y es de traca – está levantando una cortina de humo que, hasta ahora, parecía semi oculta entre el glamour y las alfombras rojas de mi adorada colina californiana. Ni las disculpas han librado a Weinstein de la quema nacional, hasta el punto de su expulsión por parte de la Academia (sí amigos, esa misma Academia que le dejó ganar en 1998 con Shakespeare in love por delante de Salvar al soldado Ryan…….pero ni el dinero tapa todo). La mierda – con perdón – ha salpicado de tal manera, que ha llegado hasta otro actor que vivió sus años de gloria a finales de la nombrada década de los 90: Kevin Spacey. Y aquí arrancan su oleada de críticas/problemas……

Hace unas semanas el actor Anthony Rapp lo acusaba de haber abusado sexualmente de él cuando éste contaba sólo con 14 años. Spacey, quizás por la vergüenza o por desviar la atención, revelaba que sí, que era gay. No fue suficiente. Al igual que con Weinstein, han empezado a salir a la luz más casos de acoso sexual del protagonista de Seven – ejem, al final su personaje no era tan distinto a sí mismo – cómo el del hijo del mismísimo Richard Dreyfuss (el actor ha alabado la valentía de su hijo para contar tal terrible suceso). ¿Las consecuencias? Pues de momento sigue conservando sus dos Oscars (Mejor actor secundario por Sospechosos habituales y actor principal por American Beauty), pero el trabajo le va a escasear. La serie House of Cards ha anunciado el despido de Spacey, así como el ¿final? de la misma. Curiosamente, se ha sabido que el actor intentó manipular un guion para besar a un compañero de reparto…….sin comentarios.

Hace unos días el protagonista de Negociador – una de las cintas más infravaloradas de los 90 – ingresaba en una clínica para tratar su adicción al sexo. Y la sorpresa final saltaba la pasada madrugada: el director Ridley Scott ha decidido prescindir de Spacey en su última cinta, Todo el dinero del mundo ,  a poco más de un mes del estreno – 22 de Diciembre en Estados Unidos – por lo que todas sus escenas serán regrabadas por Christopher Plummer. Algo, hasta la fecha, insólito. Las regrabaciones son algo muy habitual pero no a un mes del estreno por el motivo de cambiar a un actor por otro. Y, aunque parece que el papel de Spacey en la cinta es secundario, era uno de los pesos pesados de la película (si ven el tráiler verán que la historia gira en torno a él) y era una de las grandes apuestas de la temporada de cara a los Oscars (quién sabe si hasta para una nueva nominación para el ya doble ganador).

Una historia digna del mejor guion del propio Hollywood, y que destapa unos “secretitos” hasta entonces ocultos, aunque pudieran estar en boca de todos. Ay Kevin, que poco aprendiste de lo vivido en la historia de LA Confidential…….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *