Sería oportuno montarnos en el Delorean  de Regreso al Futuro y viajar hasta el año 2000 para ver la última película dirigida por el gran Robert Zemeckis, en donde nos encontrabamos con  un gran Tom Hanks quedarse perdido en una isla desierta, ya que Náufrago fue su último trabajo de dirección siempre y cuando nos refiramos a actores de carne y hueso, dado que aunque lo parezca, no se ha quedado quieto, ya que ha producido multitud de películas y dirigido unas cuantas cintas en formato de animación por ordenador como Polar Express o Beowulf, pero ahora vuelve a dirigir y lo hace a lo grande, con un muy buen reparto y un drama que puede hacer que el protagonista de la cinta, Denzel Washington consiga su tercer Oscar.

La historia que aquí nos concierne se centra en el mundo de la aviación, donde un piloto divorciado pasa su vida entre juerga y juerga, metiéndose de todo, y entre medias, trabaja para una línea aérea para poder mantener su tren de drogas y alcohol. Todo iba correctamente, por así decirlo, hasta que un día, el avión en el cual el va pilotando sufre un accidente del que milagrosamente consigue salvar a la mayoría del pasaje, por lo que de entrada es considerado como un auténtico héroe. Pero cuando un accidente aéreo ocurre siempre se investigan los sucesos para que se produjera, y es entonces cuando se empieza a ver que quizás el ritmo de vida del capitán Whitaker (Denzel Washington) puede que tenga algo que ver. De aquí sigue el proceso de la investigación y posterior pleno en la NTSB (National Transportation Safety Board) y FAA (aviación civil americana) para explicar lo ocurrido; y como se suele decir, hasta aquí puedo leer.

La verdad que la historia personalmente me ha gustado mucho, ya que casos como este se han dado en la vida real (aunque quizás menos fantasiosos en el momento del accidente) y se centra en la vida de «Whip» y lo que va pasando a lo largo de esos momentos tan duros, desde dejar de beber y drogarse por el sentimiento de culpa tras no haber podido salvar a su «novia», una auxiliar de vuelo interpretada por Nadine Velazquez (Catalina en Me llamo Earl), con la cual estuvo de fiesta la noche anterior; hasta su recaída en la bebida tras su entrevista con el enlace del Sindicato de Pilotos, que lo interpreta Bruce Greenwood (Yo Robot, Deja Vu en la que compartió cinta con Denzel), y el abogado que han contratado el sindicato para conseguir que se culpe al fabricante por el fallo de la pieza que provocó el accidente, un abogado muy bueno y que interpreta a la perfección Don Cheadle (Iron Man 2, Hotel Rwuanda, Crash).

Aunque estos no son los únicos actores que veremos a lo largo de la trama, ya que entre otros tenemos que reseñar a Brian Geraghty (Jarhead, En Tierra Hostil), el cual interpreta a un joven copiloto con poca experiencia y que realmente siente pavor ante la situación que le está sobrepasando; aunque hay un momento en la cinta que realmente ves que lo que está pasando sólo puede ocurrir en américa y te deja un poco fuera de juego. Otra de las actuaciones que más me gustaron fue la de John Goodman, el cual interpreta a un amigo y camello del capitán Whitaker, donde realmente borda su papel como «suministrador» dejando una de las escenas más curiosas de la cinta. Y ya por último también tenemos que hablar de Kelly Reilly (Orgullo y Prejuicio o Sherlock Holmes encarnando a la mujer de Watson) la cual interpreta a una drogadicta que se salva por los pelos de una sobredosis y que se encuentra con el personaje de Denzel en el hospital al salir a fumar un cigarrillo y que marcará el futuro del piloto en algunas situaciones.

Pero si alguien se tiene que llevar la mención de honor es el protagonista, el gran Denzel, el cual realiza un auténtico papelón, consiguiendo trasmitirnos los problemas de todo alcohólico y drogadicto, donde veremos las recaídas, las grandes cagadas metidas de pata que va cometiendo y que hacen que su vida se pueda ir por el desfiladero. Un papel excelente y que lleva todo el peso de la cinta y del que sale completamente airoso.

En cuanto al tema de la dirección y del guión hay que decir que tanto como Zemeckis como John Gatins (Acero Puro) han hecho un buen trabajo, sobretodo el primero, dado que la película no se me hizo larga y eso que dura lo suyo (unos 138 minutos), pero que te va envolviendo desde el principio y te mete en la piel del capitán y vas sintiendo todo lo que va ocurriendo; aunque en el apartado del guión, personalmente tengo unos cuantos comentarios sobre el accidente, dado que se cometieron unos cuantos fallos en lo relativo al pilotaje y sistemas del avión, pero si no entramos en este aspecto dado que tampoco es fundamental (aunque a mi me sacó un poco de quicio), nos encontramos con un muy buen guión que te enseña la forma de vida de los adictos, y como sus mentiras son el estandarte de su vida.

Una muy buena película que os recomiendo que vayáis a verla y que no os perdáis, que aunque no encuentres grandes escenas de acción, el momento del accidente es realmente magnífico (quitando la pequeña flipada que se mete el guionista), y que después de aquí la actuación lo será todo, y los amantes del buen cine les entusiasmará y donde si no compitiera contra otros grandes actores que han hecho otro trabajo excepcional (Daniel Day-Lewis en Lincoln por nombrar uno), Denzel ganaría su tercer premio de la academia.

Nota: 8

Flight - El Vuelo - Cartel

 

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=wMi1foCDnLw[/youtube]