Hace dos años que Leo Barnes (Frank Grillo) decidió no cometer un lamentable acto de venganza en la Noche de las Bestias. Ahora es el jefe de seguridad de la senadora Charlie Roan (Elizabeth Mitchell) y debe protegerla durante la campaña presidencial, además de sobrevivir el ritual anual en el que pobres e inocentes se convierten en blancos. Pero una traición inesperada les deja en las calles de Washington D.C. durante la única noche en la que nadie puede ayudarlos. Deben sobrevivir hasta el amanecer… o ser sacrificados por el bien del Estado.

Cuando The Purge aterrizó en 2013, su premisa era tan aterradora cómo ‘realista’: una noche al año, el Gobierno permite durante 12 horas cualquier tipo de acto criminal sin castigo de ningún tipo. Ethan Hawke y Lena Headey se enfrentaban en su casa a varios de esos individuos que dan rienda suelta su lado más violento en la cinta que nos descubrió al realizador James DeMonaco – poniendo en duda la moralidad estadounidense – cuya secuela, la no menos despreciable Anarchy: la noche de las bestias, llegaba un año más tarde para confirmar que lo suyo no era casualidad. Grillo repite como Barnes en esta ¿última? entrega que pretende ser todavía más despiadada si cabe, y proponiendo por primera vez la posibilidad de anular dicha delictiva noche (y es que si les das el brazo, te llegan hasta el cuello).

Un verano con algo de terror a partir del próximo 15 de Julio.

[youtube]https://youtu.be/xyG7h1ILqo4[/youtube]

The purge