Disney acaba de confirmar una noticia que llevaba meses sonando fuerte: la actriz elegida para la (super tardía) secuela de Mary Poppins es la británica Emily Blunt, en lo que consideramos un pleno acierto de casting cómo pocos. La actriz de 33 años toma el relevo 52 años después de Julie Andrews, en uno de los personajes más queridos de la historia del cine, un clásico que es (casi) de obligada visión cada Navidad, la cinta que definió el cine familiar. La factoría del ratón Mickey está en una etapa dulce – empalagosa diría yo – gracias a los éxitos de sus filiales Pixar, Marvel y LucasFilms y, cómo ya anunciamos hace un mes, tienen varios proyectos de adaptar cintas animadas a imagen real o recuperar varios de sus títulos más sonados (y con los que un servidor creció, repitiendo una y otra vez).

La cinta – de momento titulada Mary Poppins returns o Mary Poppins sequel – nos sitúa varios años después de los acontecimientos ocurridos en la primera entrega, en un Londres en depresión, cuando unos ya mayores Jane y Michael Banks (la primera con tres hijos a su cargo) viven un momento particularmente difícil, tras una tragedia familiar. Será entonces cuando reaparezca su antigua niñera, Poppins (Blunt), acompañada de su amigo Jack (el actor y músico Lin Manuel Miranda), para ayudarles a superar dicho episodio y recuperar la ilusión por la vida (todo ello acompañado, cómo no, de canciones).

El guion corre a cargo de David Magee (La vida de Pi), y dirige nuevamente para Disney Rob Marshall tras Piratas del Caribe: en mareas misteriosas y la desapercibida Into the woods, en dónde precisamente actuó (y cantó) Blunt. La cinta comenzaría rodaje el año que viene, para un estreno inicial el 25 de Diciembre de 2018.

descarga