Hace poco alguien muy cercano me comentaba que cómo se me ocurría tener pensado ir a ver F&F7 al cine. Ya ni les hablo de acabar haciéndolo. Bien, he aquí la respuesta: la cinta de Diesel and friends es cine, con sus pros y sus contras cómo cualquier otra película, tiene sus seguidores – ¿no los tiene Woody Allen o Isabel Coixet, por ejemplo? – y su objetivo lo cumple con creces, entretener (y de sobra). Una saga que sí puede presumir de ir por una ¡¡¡séptima!! entrega y no haberse desgastado por el camino – tras un merecido bajón en la tercera y peor de todas – sino de mantener el ritmo, la velocidad y la furia.

Piénsenlo un poco: en su título hay un 7, y si has visto alguna de las 6 anteriores – o el tráiler de ésta – no puedes llevarte las manos a la cabeza por lo que te muestran en la gran pantalla. Nadie puede sentirse estafado (bueno, los que creyeron en el PP en las pasadas elecciones sí). Welcome to Toretto’s world. Sus reglas, sus calles. Su Familia.

o-FURIOUS-7-TRAILER-facebook

No tengo amigos, tengo familia. Con esa premisa Vin Diesel ha ido montando una saga que, podría decirse sin pudor ninguno, despegó con la cuarta parte. Una familia dentro y fuera de la pantalla, como tantas veces han demostrado Diesel, Tyrese Gibson, Michelle Rodriguez, Jordana Brewster, Dwayne Johnson y el desparecido Paul Walker (del que me ocupo luego). Esa camadería es patente, y el espectador la siente, disfruta con ella cómo si fuéramos co-pilotos de cada una de sus juergas al volante. Una cosa así sólo es posible con un ambiente íntimo en el set, algo indiscutible y que tristemente se vio semi-truncado aquel 30 de Noviembre de 2013 con la prematura muerte de Walker, al volante precisamente (que irónica es la parca…….). Sacar adelante algo así luego tiene su mérito. Si en la cuarta tocó renovarse o morir – con perdón – Diesel se lanzó a por todas con esta cinta, el mejor homenaje posible a su amigo Pablo (cómo le llama cariñosamente Vin).

¿Qué diferenció aquella cuarta entrega de las anteriores? Un guion. Por primera vez, la «historia» no giraba en tornos a los coches, sino que estos eran meros participantes de una (buena) historia. Robos, venganza, traición, honor, amistad, amor y sobre todo familia. Con estos códigos, estas cuatro últimas cintas han logrado una de las sagas más entretenidas del Siglo XXI. Universal se lo ha ganado merecidamente. Y lo dice un semi-fan renegado, y que hasta la sexta no pisó una sala de cine para verles las jetas desde la primera (cinta con la que salí horrorizado en su momento, un Le llaman Bodhi musculado sin carisma ni originalidad). Una primera entrega que, hoy en día, adquiere un tono de nostalgia sobre todo si uno ha vivido la evolución de los personajes. Amén de aquel Fast 5, que me convirtió en un adepto a los cochitos retocados de Diesel/Walker, con todo el elenco de las cintas previas hasta entonces y un Dwayne Johnson exquisito – ¿a alguien le puede caer mal este tío cojonudo? – que hicieron de esa película una de las mejores cintas de acción de las última década y media (y PUNTO).

fast-furious-7-vin-diesel

La venganza es en casa. Miami, Tokio, Río de Janeiro, Londres, mis Islas Canarias (dónde se rodó gran parte de la sexta parte)……pero cómo en casa en ningún sitio. Y si el villano es de altura – Jason Statham por segunda vez en su carrera de malo malote, algo que debería repetir más a menudo porque incluso de «bueno» tiene miradas que reparten hostias vaticanas – las escenas de acción tiene que serlo también. Hasta su explosión final en Los Ángeles – las calles que les vieron «crecer» en la conducción – la cinta es un ir y venir de escenas y secuencias absolutamente exageradas, impecables, divertidas – Gibson cómo siempre da el toque de humor, aunque Ludacris se llevó, para un servidor, el golpe de la cinta – y si, fantásticas hasta perder el gusto por la realidad……….¿Y? Es tan ridícula cómo disfrutable, tan apetecible cómo criticable. ¿Qué hay de malo en pasar ¡¡137!! minutos en un abrir y cerrar de ojos?  Nada. Absolutamente nada.

Desde el (muy) breve pero eficaz prólogo – dónde se nos presenta al personaje de Statham, una delicia para un actor del más puro acctioner –  la cinta es una montaña rusa de ‘no se vayan todavía, aún hay más’ constante. Y voy a dar una buena patada en el………eso, al del trailer por enseñar más de lo que debería. Si no, la espectacularidad de las secuencias de Abu Dhabi – lo del coche entre edificios no es de lo más exagerado, créanme – duelos entre Statham/Johnson y Statham/Diesel y, sobre todo, la caída en picada de los coches desde un avión para atacar un convoy en marcha – una de las mejores secuencias de toda la saga sin dudas – nos habrían dejado con la boca (más) abierta. Por supuesto, el epílogo guarda su particular As en la manga para dejar Los Angeles patitas arriba, en una serie de persecuciones dignas de esta clase de producciones.

vin-diesel-muestra-dos-imagenes-de-fast-furious-7_eaqe

No, no me he olvidado de las nuevas incorporaciones aparte de Statham: desde Djimon Hounsou (otro que se lo pasa pipa de malo), pasando por Tony Jaa – contratado para su especialidad, dar patadas a los buenos en este caso especialmente a Walker……¿o a uno de sus hermanos? -y terminando con el GRAN Kurt Russell (tengo debilidad por Jack Burton, más viejo pero con la misma presencia cachonda y pícara de siempre). Matrícula de Honor al debutante en el cine de acción James Wan, que ya puede presumir de acojonar al público (Expediente Warren) con la misma facilidad que divertirle entre tiros y carreras.

Un último viaje. Había pensado dejar un apartado para las pegas de la cinta (que las tiene, cómo casi todas). Altibajos en el ritmo (a veces), sobre todo entre tanta escena de acción pero es algo normal; diálogos no rematados (tampoco me esperaba Shakespeare oiga) o un Johnson semi-desaprovechado (eso sí, cuando sale lo hace por la big door). Nada que ver con lo peor de la cinta: la pérdida de Walker en mitad del rodaje.

¿Habría acabado de la misma manera? (Tranquis, odio los Spoilers ejem ejem). Universal tenía en mente acabar la saga en 10 películas – esta lleva casi ¡¡500 millones!! en una semana – y suena fuerte ya una octava con Nueva York como escenario callejero (rumore, rumore). ¿Se verán afectadas, de llevarse a cabo las otras, la ausencia del protagonista de Timeline?. Mi respuesta es clara y rotunda: NO.

paulwalker

Paul Walker no pasará a la historia – y dudo que lo pretendiera, igual que esta saga – cómo uno de los mejores actores de la historia. Un chico rubio, de amplia sonrisa y que agradaba a todo el mundo dentro y fuera de la pantalla (les recomiendo Hours, uno de sus últimos trabajos en dónde si luce cómo quizás podría haber demostrado mejor). Pero nadie puede negarle su entrega, en especial desde que se fundió con Brian O’Conner por primera vez, en cada proyecto que llevó a cabo. Furious 7 le rinde homenaje – muy emotivo, las cosas cómo son, al ritmo de la genial See you again de Wiz Khalifa – y una despedida a la altura de ambos, Walker/O’Conner.

Su último viaje no tuvo lugar aquel 30 de Noviembre, sino al final de esta cinta. No es una despedida, es solo un hasta pronto y un gracias por tantos buenos ratos (en especial los que disfrutamos y seguimos disfrutando de esta saga). Debes estar muy orgulloso Pablo.

Puntuación: 8/10.

Fast_Furious_7_A_todo_gas_7-904800766-large