Dominika Egorova (Jennifer Lawrence) es reclutada contra su voluntad para ser un «gorrión», una seductora adiestrada del servicio de seguridad ruso. Dominika aprende a utilizar su cuerpo como arma, pero lucha por conservar su sentido de la identidad durante el deshumanizador proceso de entrenamiento. Hallando su fuerza en un sistema injusto, se revela como uno de los activos más sólidos del programa. Su primer objetivo es Nate Nash, un funcionario de la CIA que dirige la infiltración más confidencial de la agencia en la inteligencia rusa. Los dos jóvenes agentes caen en una espiral de atracción y engaño que amenaza sus carreras, sus lealtades y la seguridad de sus respectivos países.

Ya nombré en el post previo que Marzo iba a ser un mes repleto de aventuras. Algo que confirmamos con este Gorrión ruso que nos devuelve el thriller de espías, a pesar de lo desapercibida que pasó la estupenda Atómica el verano pasado (denle una oportunidad a ese desfile de hostias de Charlize Theron). Lawrence repite con Francis Lawrence (no, no son familia) tras la saga Los Juegos del Hambre para una cinta que nos llegará el 2 de Marzo y en la que también se dejarán ver Joel Edgerton (Bright) o el veterano Jeremy Irons entre otros.

Por cierto, si esta cinta les da un cierto deja vu es que hace 8 años se estrenó una tal Salt con Angelina Jolie en un papel que iba a interpretar Tom Cruise sobre una espía rusa ‘durmiente’ en los Estados Unidos (y que también recomiendo, al menos por lo distraída que resulta).

[youtube]https://youtu.be/271Ap7cCZ4E[/youtube]

[youtube]https://youtu.be/DuEPq0wxVME[/youtube]