Abran paso. Por favor háganse a un lado. Caballero no empuje, no se lo diré más. Señora un placer verla de nuevo por aquí. Con todos ustedes y sin más preámbulos, los Guardianes de la Galaxia. El nuevo y mucho más mejor – esta frase se la tomo prestada a mi querido Jack Sparrow – Marvel. Unos prácticamente desconocidos que han llegado con ganas de dar mucha guerra. Vale, alguno me podrá decir que ya sabía quiénes eran, que si se parece más o menos la cinta al cómic bla bla……pues mi más sincera enhorabuena, formas parte de ese 0,00001 % que conocía su existencia previa a la adaptación de James Gunn.

Para el restante 99,9% acomódense bien en sus butacas. Asiento en posición vertical. Refrescos y sucedáneos de alimento para una película listos. Están ustedes ante uno de los mayores disfrutes de este 2014. ¿Listos para volver a ser niños?

guardians-of-the-galaxy-hed-2014

Awesome mix vol. 1. Y es que una película cuyo primer plano es un radiocassette con una cinta con dicho título ya impacta directa en el corazón de todo ochentero que disfrutó con el mejor cine de aventuras y/o fantástico de dicha década (y parte de la anterior). Marvel y Disney se la han jugado. Y eso fue lo que sucedió con, por ejemplo, Los Vengadores y X-Men: primera generación dejando las riendas de una superproducción en manos de un realizador (casi) desconocido. Un acierto – y un par de pelotas – para sus directivos. Sin embargo estos Guardianes van un pequeño peldaño más allá que las dos nombradas (mis dos cintas favoritas de Marvel, que casualidad…..): casi nadie sabía quiénes eran antes de ver sus rostros en la pantalla. Eso sí que es jugársela todo al rojo señoras y señores.

De ahí que la cinta a lo largo de sus absolutamente muy entretenidas dos horas de metraje se tome su tiempo (sin prisa pero sin pausa) para presentar a sus cinco protagonistas. Cinco personajes a cada cual más dispar. No podrían ser más diferentes unos de los otros. Ahí reside la química explosiva que es la base de la que promete ser ya, una saga rejuvenecida e innovadora en un panorama cinematográfico repleto de secuelas y reboots.

guardians-galaxy-movie-trailer-humor

Star lord, tío. ¿De dónde has salido Chris Pratt? Un personaje que parece un traje a medida de Emidio Tucci que ni al mismísimo George Clooney le quedaría tan bien. Caradura, con ese aire macarrilla simpaticón, aires de superioridad a la par que una bondad y un corazón gigantes, un héroe muy a su pesar que cae inevitablemente muy bien a buenos y villanos. Desde su estupenda presentación, pasando por cada una de las secuencias en las que Pratt luce una vis cómica demoledora, otorgando a SU Peter Quill con una personalidad patente y que conecta con la audiencia desde el primer segundo (algo parecido a la primera vez que vimos al Capitán Jack Sparrow en pantalla: nos conquistó sin decir palabra). Un joya en bruto para un joven actor con una prometedora carrera, y que lidera este grupito de salvadores de la galaxia……aunque sus intereses iniciales sean otros.

Es lo más parecido a leer un cómic en estado animado perpetuo. Una película que parece diseñada en 1988 – año donde comienza la historia con el prólogo más crudo y duro de toda la historia Marvel y del cine de corte juvenil – y cuyo sueño de realizarse ha sido en este 2014. Precisamente los 26 años de distancia que hacen que el personaje de Quill conozca a sus compañeros de batallas, y cuyo primer tramo de metraje es dónde puedo situar el ÚNICO pero de la cinta al poseer el mismo un ritmo más lento de lo que vimos en la genial presentación y en todo lo que sucede a partir de que Quill, una alienígena llamada Gamora, un preso sin escrúpulos de nombre Drax y la pareja más original y divertida vista en mucho tiempo (Groot y Rocket) unen fuerzas.

guardians-of-the-galaxy-klp0435-comp-v257-grade-1052-1

La unión hace la fuerza…..a veces. Si Quill es el jeta del grupo, Gamora es la fuerza envuelta en un halo de belleza femenina (incluso pintada de verde la actriz Zoe Saldana resulta atractiva, tocando otro color del arco iris en su piel tras su azulado personaje de Avatar) y Drax es la brutalidad de la venganza (imponente Dave Bautista, otorgando un evolución humana a su personaje abismal).

Mención aparte merecen el mapache Rocket y  la criatura con forma de árbol Groot. Los dos personajes animados – en cuyo doblaje original encontramos a Bradley Coopper como el animal y Vin Diesel con tan sólo 5 palabras para el vegetal compañero – son un soplo de aire fresco en la imaginación realizada para la gran pantalla. Una personalidad arrolladora y un carisma desternillante son las características del peludo guardián que encandila a la audiencia con su picardía y descaro (atención a todos sus diálogos con Groot), complementando por ese tronco gigante de sonrisa bonachona que a pesar de su enorme escases de palabras, es capaz de ganarse al público con un gesto o una mirada (impagable su reacción tras un combate).

drax3jpg-0d1a1c

‘Hooked on a feeling’. Una maravilla de principio a fin (con ese pequeño titubeo al principio que resta la velocidad con la que avanza la cinta). James Gunn deja bien claro su impronta de realizador con mucha personalidad en una cinta más suya que de cualquier otro (cómo se nota cuando el estudio te da libertad sin alguien controlando en función de lo que supuestamente «queremos ver»). Un pulso intermitente con una historia que es solo el preámbulo de lo que está por venir, repleta de guiños ochenteros – no se vayan hasta que terminen los créditos si crecieron en dicha época por favor – un humor calculado que no abusa ni emplea lo absurdo para provocar la risa y secuencias de acción/aventuras magistralmente rodadas y diseñadas (desde todo lo acontecido en prisión, pasando por la primera batalla con el malo malote muy bien encarnado por un Lee Pace con mucha presencia hasta su espectacular clímax que provocó los aplausos tras el correspondiente  Los Guardianes de la Galaxia volverán…..).

Todo ello en un marco repleto de colorido y minimalista en cada esquina – la dirección artística de la cinta es un regalo para la vista – y aderezado por una banda sonora potente de Tyler Bates junto con los temitas clásicos del Awesome Mix vol 1 de Star Lord para redondear la que es, una de las cintas más originales, divertidas y entretenidas de este 2014 y de mucho tiempo.

guardians_of_the_galaxy_movie-wide

Cuando el verano pasado creía tras salir de Pacific rim (nada cómo verla con los colegas, comprobado) que el cine no me brindaría muchas oportunidades de disfrutar como un jodido enano en una sala como lo fue aquella, llegan estos cinco personajes a darme de lleno en toda la boca. Hace una semana les decía que no pierdan 165 minutos de su vida viendo Transformers: la era de la extincion. Ahora sin embargo les insto (es más, INSISTO a todo aquel que tenga un niño en casa y en su interior) a que pasen 120 minutos de puro goze hollywoodesco/cinematográfico/ochentero/comicsero y como coño se diga con el Star Wars de las nuevas generaciones.

Y como me dejen seguir no paro. Absolutamente indispensable. Una maravilla para la vista y los oídos. Y lo que se van a reír.

Puntuación: 9,5/10.

Guardianes de la Galaxia