Lo de la última cinta del actor/director australiano Mel Gibson es de cachondeo. Vale que ya no sea recibido con los brazos abiertos en los círculos más íntimos de Hollywood. Que la taquilla le ha dado la espalda por sus continuas idas y venidas con el alcohol y compañías que tenía que no haber frecuentado (la polémica denuncia de su ex-pareja, esa víbora negra llamada Oksana Grigorieba, es de juzgado de guardia) es un hecho más que refutable. Pero de ahí a que cada vez que estrene una cinta o abra la boca se le crucifique más de lo que él mismo hizo con Jim Caviziel en La Pasión de Cristo me parece excesivo.

Sólo les daré un nombre, para no andarme más por las ramas: Tom Cruise. Criticado como el que más por sus saltos en sofás ajenos promulgando su amor por los 4 vientos por Katie Holmes en lugar de promocionar su entonces última película La Guerra de los Mundos – lo cual dicen enfadó al mismísimo Spielberg – y por su «afición» a la Cienciología, no quitan que sea un profesional como la copa de un pino, y que cuando tiene que estrenar una película dejen que sea el público el que juzgue su trabajo, y no su vida personal (Misión Imposible 4 ha sido un taquillazo de aquí te espero). Pero el rasero con el protagonista de Arma Letal no es el mismo, lo que está afectando seriamente a su última cinta.

Les cuento el circo: Gibson escribe y protagoniza How I Spent my Summer Vacation, una cinta de acción con muchos toques de comedia negra que supuestamente nos devuelve al Mel más macarra y socarrón, como muchos disfrutamos en Payback. En ella, Gibson es el violento conductor de una banda de ladrones que es capturado mientras huían de una de sus fechorías justo en la frontera mexicano-estadounidense, por lo que sus huesos van a parar a un peligrosa cárcel del país de Cantinflas. En ella, aprenderá a sobrevivir con la ayuda de un niño de nueve años. Pues dicha curiosa propuesta primero cambió de título cuando salió su tráiler que os dejo, llamándose Get the Gringo (el cual aún conserva en el mismo). Luego se dijo que no iba a estrenarse en salas, ya que su productora Icon – propiedad de Gibson y artífice de éxitos como Braveheart – no pudo ponerse de acuerdo con Lionsgate para su estreno el próximo 11 de Mayo, por lo que se emitiría en dicho mes en el canal Direct Tv al precio de 11 dólares para el que quisiera verla, con un posterior lanzamiento en Bluray.

Mientras en Norteamérica no se deciden ni con el título final ni con su estreno en salas o televisión, en el resto del mundo parece que si pasará por los cines y con su título original. De momento no sabemos que suerte correrá en España, aunque tras lo acontecido con ese programa «doble» titulado Grindhouse  en 2007 y estrenado como 2 películas separadas, posiblemente podamos ver a Gibson repartiendo a diestro y siniestro en los cines. Un servidor piensa que tras lo visto en el tráiler, ya le gustaría a más de un Vin Diesel o Chris Evans de turno tener la mitad del carisma y gracia mientras dispara de la que posee Gibson. Y si tienen dudas, degusten esa gozada repleta de mala uva que fue Payback.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=CGKfF6d8TH8]

 

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=yxvdZPBJktE]