Robert Langdon (Tom Hanks), el famoso profesor de simbología, se encuentra tras el rastro de una serie de pistas conectadas con el mismísimo Dante. Cuando Langdon despierta con amnesia en un hospital italiano, hará equipo con Sienna Brooks (Felicity Jones), una doctora de la que él espera le ayude a recuperar sus recuerdos. Juntos recorrerán Europa en una carrera a contrarreloj para desbaratar una letal conspiración global.

No hay dos sin tres, y una década después de tambalear los cimientos de la Iglesia con El Código Da Vinci Hanks se mete en la piel de Langdon por tercera ocasión, nuevamente con Ron Howard dando órdenes – es la quinta colaboración entre ambos -y con Italia de telón de fondo otra vez, al igual que en su predecesora Ángeles y demonios. De Roma pasamos a Florencia (dónde un servidor tuvo la suerte de coincidir durante parte del rodaje, y hasta dar un «paseo» con Howard por las bellas calles florentinas) y Venecia, para una trepidante aventura que no da tregua al espectador, muy en la línea de las novelas de Dan Brown (aunque se saltaran la única ambientada en territorio norteamericano, El Símbolo Perdido, por su parecido a la saga de La Búsqueda).

Va quedando menos para descubrir los entresijos de una conspiración que podría tener graves consecuencias en la Humanidad, como se demuestra en un segundo avance que pone toda la carne – y el pelo moderno de Hanks otra vez – en el asador. El 13 de Octubre en cines.

[youtube]https://youtu.be/-_9ML-xA1Co[/youtube]

Inferno