Nancy (Blake Lively) está haciendo surf en una playa solitaria cuando un enorme tiburón blanco la ataca. Herida de gravedad y sin ayuda cercana, se queda atrapada a apenas unos metros de la costa y, aunque está a solo 100 metros de la salvación, para alcanzarla tendrá que tirar de todos sus recursos y su voluntad.

Cuando en 1975 Steven Spielberg aterrorizó a medio planeta con Tiburón su mayor premisa era que se trataba de un miedo real, algo tan palpable y creíble que tuvo a más de uno sin pisar la playa durante un tiempito. Y es que podemos afrontar cintas de fantasmas, exorcismos o maldiciones con la «seguridad» de que se trata de cine, pura y llanamente. Pero cuando el miedo existe, más lo vivimos. Y el catalán Jaume Collet-Serra  – tomándose un respiro de Liam Nesson tras Sin identidad, Non-Stop o Una noche para sobrevivir mientras preparan su próxima cinta juntos – regresa a sus orígenes en Hollywood con el cine de terror.

La mujer de Deadpool Lively, lo pasará muy mal a partir del próximo 24 de Junio (y puede que tras verla prefiramos la piscina por esos días).

[youtube]https://youtu.be/Slkd41Rx0sM[/youtube]

shallows_xlg