Este pasado fin de semana Disney lo ha vuelto a hacer: La Bella y la Bestia recaudó ¡¡180 millones!! sólo en Estados Unidos (mejor estreno de Marzo y séptimo en general de toda la historia), con un total de 360 en todo el mundo. Un éxito de público – y crítica – que confirma que las adaptaciones de clásicos animados a imagen real son el nuevo gancho comercial (desde Alicia en el país de las maravillas, Maléfica, Cenicienta El Libro de la Selva y las futuras Mulán El Rey León entre otras). Son la envidia de Hollywood, y eso que todavía les queda 2017 por delante: Piratas del Caribe 5, Cars 3 (de Pixar), el nuevo Thor (de Márvel) o la esperada Star Wars: Los últimos Jedi. Es por eso que el resto de majors quieran ser invitadas a dicha fiesta, y no meras espectadoras. La primera en mover ficha ha sido Universal.

Por eso según iban subiendo los números de la cinta de Emma Watson con el ya clásico vestido amarillo, la productora compraba un pack que presentaba la agencia CAA sobre una nueva película del Doctor Dolittle, personaje creado por el escritor Hugh Lofting, sobre un médico que podía hablar con los animales y al que ya vimos encarnado por Rex Harrison y Eddie Murphy (pre-decadencia, como demuestra que actualmente está escribiendo el guion de ¡¡El Príncipe de Zamunda 2!!). Dicho pack viene completito: el director Stephen Gaghan, realizador de Syriana y la reciente Gold, y el actor Robert Downey Jr. en la piel del médico parlanchín. La historia se basará en la segunda novela de Lofting, El viaje del Doctor Dolittle, en la que el doctor y su ayudante viajan por medio mundo para proteger a muchos animales en peligro (incluyendo corrida de Toros en España……..y no, no es una broma).

La cinta estará producida por Joe Roth (la nombrada Alicia de Tim Burton) y, atención, contará con un presupuesto de……….¡¡¡¡160 millones de dólares!!!! (WTF?). Una auténtica locura por parte de Universal y más en los tiempos que corren, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de una comedia familiar (y si no, revisionen la de Murphy si es que se atreven). Y ahí no queda la cosa: Downey y Gaghan tienen un acuerdo conocido como ‘first dollar gross’, algo casi en desuso en Hollywood ya y que consiste en que se llevarían un porcentaje – se rumorea que el 25% – de las ganancias brutas de la cinta, al margen de su sueldo a negociar por la participación en la misma. De no salir la jugada, podríamos estar hablando de uno de los mayores fiascos de la historia del cine……..pero ¿y si sale?

La sensación de prisas se ha debido no solo al comentado éxito de La Bella y la Bestia este pasado fin de semana, sino también a la «presión» de otras casas cómo Fox – que ya distribuyó las cintas de Dolittle de Murphy – para hacerse con tan suculento (ejem) pack. ¿Qué pretende Universal con todo esto? Una franquicia, ni más ni menos. Downey rodaría la cinta posiblemente entre finales de este año y comienzos del otro, cuando termine su participación en Avengers: Infinity War. Suena a que nos podemos ir olvidando de una posible Sherlock Holmes 3 (y eso si Guy Ritchie no les da a Warner otro fracaso con su Rey Arturo).

Solo sé que si el Dolittle de Downey no sale adelante, nos esperan años de Minions por parte de Universal para compensar las pérdidas…..