Reacher (Tom Cruise) vuelve a su antigua base militar de Virginia para ver a un colega que ha sido arrestado. Allí, Reacher se verá a sí mismo acusado de un crimen que no ha cometido, por lo que tendrá que emplearse duramente para salvaguardar su nombre y seguir con vida.

Vuelve Jack, vuelve el Tito Tom. Cruise demuestra a sus casi 54 años – en unas semanas llega – que tiene cuerda para rato, al menos en el cine de acción. Tras la magnífica Misión Imposible: Nación Secreta del Verano pasado (cuya sexta entrega no debería tardar demasiado), el actor regresa con el antiguo policía militar en la secuela de la cinta de 2012, un estupendo thriller de acción que mereció mejor suerte. Dirigida en esta ocasión por Edward Zwick (que ya colaboró con Cruise en una de mis películas favoritas: El último Samurai) y basado en otra novela de Lee Child, al actor le acompañan en esta ocasión Robert Knepper (Prison Break) o Cobie Smulders (Los Vengadores) entre otros, todo ello con Nueva Orleans y Washington como telones de fondo.

El próximo 11 de Noviembre podremos ver al Tom más madafaka cuyo primer adelanto nos reafirma que sigue repartiendo más hostias que un cura en Semana Santa.

[youtube]https://youtu.be/Mgdp3ia3B0s[/youtube]

MV5BMTUwMjc4MTYyOV5BMl5BanBnXkFtZTgwMDk5NDQyOTE@._V1_