Jim Carrey fue uno de los intocables durante la década de los 90. Es más, suyo es el record de haber sido el primer actor en ganar 20 millones de dólares por una película (la irregular Un loco a domicilio, firmada precisamente por el hoy famoso Ben Stiller y que no terminó de cuajar debido a su humor ácido). Hoy en día las cosas han cambiado. Y no porque Carrey no siga demostrando que puede hacer reír, tal y como hemos comprobado en Di que sí, o la inédita en nuestras salas (pero si ya para alquilar/comprar) El Increíble Burt Wonderstone, donde a pesar de su rol secundario Carrey era lo mejor de la cinta (en la piel de un mago con trucos algo «extremos»).

Claro que si en la última década su rostro en las salas no ha sido muy abundante, eso no ayuda a que su caché se mantenga con la cifra ya comentada (eso y los continuos fracasos en taquilla, como la nombrada de los magos, El número 23, The Majestic, Dick y Jane, Cuento de Navidad ¡Olvídate de mí! esta última una joya de nuestro cine actual). Así que es por ello que Carrey se ha subido a la (esperada) secuela de uno de sus primeros éxitos, Dos Tontos muy Tontos, que lo reunirá por tercera vez con los Hermanos Farrelly (otros necesitados de un éxito y urgente). El otro «tonto» en cuestión, Jeff Daniels, ha confirmado su participación – el actor está de actualidad por la genial serie The Newsroom – por lo que su estreno programado para 2014 parece un hecho (y eso tras la negativa de la productora, New Line, de llevarla adelante por lo que Universal tomó las riendas).

Carrey ha demostrado su entusiasmo de volver a ser Lloyd Christmas con esta foto subida por el actor en la que vemos la mueca característica del personaje, aunque comentar a modo de anécdota que el trozo de diente que le falta al actor en la cinta es real, como consecuencia de un accidente ocurrido años antes de la filmación. Carrey ha retirado la prótesis para sentirse algo «idiota» y así prepararse nuevamente para el papel.

jimcarreydumbtooth