Año 1702.Tras el naufragio de sus navíos, un mercader arruinado debe exiliarse al campo con sus seis hijos. Entre ellos se encuentra Bella (Léa Seydoux), la más joven de sus hijas, alegre, guapa y llena de encanto. Tras un viaje agotador, el Mercader descubre el dominio mágico de la Bestia (Vincent Cassel), que le condena a muerte por haberle robado una rosa. Sintiéndose responsable de la terrible suerte que amenaza a su familia, Bella decide sacrificarse en lugar de su padre. En el castillo de la Bestia no sólo le espera la muerte, sino una extraña vida donde se mezclan los momentos de magia, alegría y tristeza.

Todos tenemos en mente la maravillosa película de Disney que tuvo el privilegio de ser la primera cinta animada de la Historia en ser nominada a Mejor Película por la Academia de Hollywood. Algo tendría – y tiene – para que sea uno de los muchos clásicos de la factoría del tío Walt, y que evoque sonrisas en todos aquellos que la hemos disfrutado, posiblemente en más de una ocasión. Por supuesto que la historia tiene sus adaptaciones a imagen real, televisivas en su mayoría, así como de un famoso musical por lo que esta versión que nos llega a la gran pantalla no es ninguna novedad.

Sin embargo se trata de una superproducción Europea – concretamente de Francia, de donde se cree que es originaria la historia –  realizada por Christophe Gans (con quien Cassel ya trabajó en El Pacto de los lobos) y en la que encontraremos, entre otros, a nuestro Eduardo Noriega. La cinta nos llega este 14 de Marzo.

[youtube]http://youtu.be/2n09JXqAMKE[/youtube]

la-bella-y-la-bestia