Peter Devereaux (Pierce Brosnan) es un ex agente de la CIA que ha vuelto a su antiguo trabajo debido a una misión muy personal, que le lleva a encontrarse, de repente, enfrentado a su antiguo protegido en un juego mortal que implica a oficiales con importantes cargos dentro del Gobierno de Estados Unidos y al Presidente de Rusia.

A sus 61 años, el actor irlandés Pierce Brosnan puede presumir de que cuando su nombre sala a la palestra a muchos le vendrá a la cabeza dos personajes: Remington Steele – el genial detective privado de la serie de los años 80 – y por supuesto James Bond (el último 007 elegante y del Siglo XX previo al despiadado interpretado con no menos maestría por Daniel Craig). Es por ello, que tras desmarcarse hace algo más de una década del personaje creado por Ian Fleming, a Brosnan lo hemos visto «menos de lo habitual». O al menos en personajes de acción, y si no les recomiendo al Brosnan más divertido en Mamma Mia!, El gran golpe, Hasta que la ley nos separe, Un golpe brillante o Bienvenidos al fin del mundo (junto a personajes más agrios cómo en El escritor, Recuérdame, comerciales en el primer Percy Jackson y agridulces en la encantadora Mejor otro día).

Por ello ver a Brosnan de nuevo cómo un agente de acción hará las delicias de los que disfrutamos de su Bond (su nombre suena fuerte para la posible Los mercenarios 4), y más si detrás de las cámaras está un artesano en este tipo de cine como lo es Roger Donaldson (con quien Brosnan ya trabajó en uno de mis placeres culpables noventeros: Un pueblo llamado Dante’s Peak). Una cinta que ha recibido la indiferencia del público americano – ejem – el pasado Agosto y que nos llega este 14 de Noviembre (justo en medio de la conspiración).

[dailymotion]http://www.dailymotion.com/video/x278eqm_la-conspiracion-de-noviembre-trailer-en-espanol-hd_shortfilms#from=embediframe[/dailymotion]

november_man_xlg