César (Andy Serkis) y sus simios se ven obligados a pelear en un conflicto mortal con un ejército de seres humanos conducido por un coronel despiadado. Después de que los simios sufren pérdidas inimaginables, César lucha con sus instintos más oscuros y comienza su propia búsqueda mítica para vengar a su especie. Como el viaje finalmente los pone cara a cara, César y el coronel se enfrentan en una batalla épica que determinará el destino de sus especies y el futuro del planeta.

Lenta, pero a paso firme. Así se ha ido gestando estas precuelas (¿trilogía?) de la famosa El planeta de los simios que a lo largo de 7 años nos mostrarán que pasó para que Charlton Heston se encontrase todo como se lo encontró en el clásico de 1968 (si nombro el de Tim Burton me da acidez, y no tengo ganas a estas horas). Tras la insípida El origen del planeta de los simios , en 2011el realizador Matt Reeves – que repite en esta entrega – nos trajo la cada día más reinvindicable  El amanecer del planeta de los simios hace dos Veranos, para continuar con esta aventura en la que los únicos que repiten son los simios, esta vez enfrentados a un muy loco Woody Harrelson (recuperando su faceta más caótica, vista en Asesinos natos o 2012).

Su primer avance deja claro que nos podemos encontrar ante uno de los platos fuertes del próximo Verano (cine para adultos dispuesto a entretener sin más).

[youtube]https://youtu.be/pePR4q5TAXY[/youtube]