11 S. Una fecha clave para la historia de la humanidad. Ese día descubrimos que nadie es intocable – mucho menos los todopoderosos Estados Unidos – y que el terror estaba más cerca de lo que pensábamos. Un tal Bin Laden entró en nuestras vidas al haber asesinado (es el término más adecuado) a unas 3000 personas en el peor atentado jamás visto. Casi una década después – el 1 de Mayo de 2011 – fue abatido en una operación tan secreta que cuando su muerte fue comunicada al mundo todos nos hicimos la misma pregunta: ¿Pero es que ya lo habían encontrado?

¿Qué pasó durante esos casi 10 años? ¿Cómo se llegó a pasar de una supuesta base en una cueva en las montañas de Pakistán a una «lujosa» casa en plena ciudad con medidas de seguridad anti satélites? Pero ¿realmente acabaron con él? ¿Y las fotos de su cuerpo? ¿Y el cuerpo? Puede que no hubiera mucho valor de contar todo esto al mundo, así que a falta de pelotas buenos son los ovarios de la directora Kathryin Bigelow para esclarecer (casi) todas estas preguntas. La hasta ahora única ganadora como mujer del Oscar al mejor director lleva a cabo una película/semidocumental que nos relata como precisamente otra mujer fue la que llevó a cabo dicha caza durante esos años, sin cesar en su empeño, aferrándose a clavos ardiendo, rumores, pistas pero sobre todo una fe capaz de mover montañas impulsada por una sola premisa: la venganza.

Porque por mucho que nos quieran vender la moto con que dicha persecución era para librar a la humanidad de un cáncer que estaba atacando a nuestro sentido de la libertad – en nuestro país tuvimos nuestro 11M, aunque muchos todavía culpen a ETA…..- la cruda y pura realidad es que su única verdad es que buscaban una venganza fría y silenciosa para intentar acallar a las más de 3000 voces que gritaban desde aquel fatídico martes de septiembre. Bigelow retrata en forma de thriller una minuciosa y detallista cacería encabezada por una mujer (sensacional Jessica Chastain, el alma y cuerpo de la cinta) en la que el sentido común, el ansia, la paciencia y, todo hay que decirlo, algo de suerte fueron las piezas claves para ¿acabar? con el líder de la organización terrorista mundial número uno.

El preciso – excepto en su tramo final, donde predomina la acción – guion de Mark Boal (el tercero de su carrera, ganando el Oscar con el que debutó por En Tierra Hostil precisamente también de Bigelow) va tejiendo una tela de araña en la que cada hebra es lanzada con sumo cuidado, y en el que el espectador asiste con grandes expectativas a lo que se nos va contando todo ello de la mano de la protagonista, Chastain, la cual crece emocionalmente con un personaje que comienza con pasos muy dubitativos. Durante dicho recorrido asistimos a unas set pieces de una tensión como pocos saben dirigir – tengo muchas ganas de ver a Bigelow en una película completamente de acción – para culminar en ese ‘Zero Dark Thirty’ de mayo del 2011 con unos 40 minutos magistrales (los fanáticos de videojuegos como ‘Call of Duty’ o ‘Medal of Honor’ quedarán muy satisfechos con este climax) que se sitúan entre lo mejor del 2012 (o de este 2013 que empezamos, como usted prefiera).

Si embargo las grandes dudas de lo que realmente pasó quedan un poco a interpretación del propio espectador, por lo que uno puede salir con la duda de si Boal tuvo acceso a toda la documentación y no quiso plasmarla – o no tuvo cojones de hacerlo – o aún teniéndola decide que seamos nosotros los que saquemos nuestras propias conclusiones (¿¿De verdad que lo han matado??). Parece ser que la CIA no está muy contenta con lo que desvela la cinta – según ellos, más de lo que deberíamos saber – pero a lo mejor ni ellos mismos tienen muy claro lo que realmente pasó aquella noche durante poco más de 30 minutos.

Con todo ello, Bigelow demuestra tener un pulso único a la hora de narrar una historia y sabe rodearse de los mejores – un montaje milimétrico, reparto a la altura – y confirma que es una de las mejores del momento en su terreno, brindándonos la oportunidad de asistir a uno de los episodios más oscuros de la historia reciente (más actual no podía ser) en una gran película que apunta maneras a convertirse en lo mejorcito del año. Teniendo en cuenta que nos queda por venir un Spielberg, Tarantino o Zemeckis por delante, parece que este 2013 promete……

Los primeros 3 minutos de película son de los mejores jamás vistos en una pantalla. O más bien escuchados, ya que todo se reduce a unas – muy, muy duras – grabaciones reales de víctimas de aquel 11 de Septiembre de 2011. Escalofriante.

Puntuación: 7,3/10

la_noche_mas_oscura_(zero_dark_thirty)_15822