Nos encontramos ante el último trabajo de Mark Wahlberg, un thiller que nos meterá de lleno en una intrincada trama política, de corrupción, adulterio y asesinato, en la que el ex agente de policía y ahora investigador privado Billy Taggart tendrá que deshilar todo lo que se está montando a su alrededor para que se haga justicia. En la cinta nos encontramos con otros actores de categoría como Catherine Zeta-Jones (Cathleen Hostetler) y Russell Crowe (Alcalde Hostetler), que serán los encargados de hacer que nuestro investigador privado se vea envuelto en esta trama.

La historia que nos encontramos de entrada es bastante sencilla (y usada en muchas películas); un ex agente de policía, que ahora trabaja de investigador privado por unos errores cometidos en el pasado le contratan para seguir a la mujer de su cliente, él cual piensa que ella le engaña con alguien y obviamente el marido enfadado quiere saber con quien. En este caso, el marido enfadado se trata del propio alcalde de Nueva York (Crowe) y quiere descubrir quien es el desgraciado que se está beneficiando a su mujer (Zeta-Jones). Hasta aquí es más o menos lo de siempre, pero la trama empieza a complicarse ya que todo esto ocurre justo a pocos días de las elecciones a alcalde y empiezan a salir trapos sucios, conversaciones y demás movimientos argumentales para ir complicándolo todo. Todo se cierne sobre las elecciones, posibles escándalos que podrían declinar la balanza al otro lado y mientras tanto tramas de corrupción acechan sobre ellos, por lo que todo se va enrevesando a su alrededor; pero Taggart tendrá que hacer lo correcto para que se cumpla la justicia.

La verdad que la película en principio no está mal, pero luego al retomarla en tus pensamientos te das cuentas que muchas de las partes de la película se sostienen por los pelos y que a poco que lo pensemos nos daremos cuenta de varios errores que son inexplicables. Como es posible que Billy vaya en busca de unos documentos a una empresa (en donde vemos que están destrozando toneladas de papeles) y justo lo que el necesita está en una caja (la primera que mira) y además de estar perfectos, son las pruebas incriminatorias que necesita. Y ejemplos como este unos cuantos más, al igual que una parte de la historia (la de la novia) que es altamente  suprimible; ejemplos que cuando te pones a pensar en ellos te preguntas como pudieron hacer eso y meterlos con calzador.

Recordando la última película de Wahlberg que protagonizaba (y también producia), Contraband, vemos que está de capa caída en lo que a guiones se refiere, y que no podemos verlo en una película de acción de la talla de Italian Job, Infiltrados o el Tirador; la verdad que espero que los próximos trabajos que haga sea mejores, dado que con esta película y con Contraband ha dejado bastante que desear.

La verdad que tenemos una película más, que no está mal, pero que no termina de cuajar, con unas interpretaciones buenas pero que el guión falla bastante y eso hace que por muy buenas que sean las interpretaciones de los actores la trama se desmorone ya que ves que lo que está pasando no podría pasar como nos están haciendo creer.

Puntuación: 5.2

La Trama - Broken City - Poster

 

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=BeHB2N8YtKE[/youtube]