Por el título podría parecer que estamos en 1991 y les estoy hablando de la nueva cinta de acción que protagonizan el famoso Patrick Swazye – reciente entonces sus taquillazos de Ghost y Dirty Dancing – y una joven estrella emergente con un nombre un tanto raro de pronunciar: Keanu Reeves. Le llaman Bodhi supuso un cambio de registro para Swayze y una buena oportunidad para Reeves (que luego despuntó con la fabulosa Speed y la cinta de culto Matrix, no sus secuelas), dirigidos entonces por una semidesconocida Kathryn Bigelow (la única mujer ganadora del Oscar a Mejor director por La noche más oscura).

A falta de ideas – cosa muy del día a día en Hollywood – Point Break que así se llamaba la cinta, tendrá su correspondiente remake que nos llegará estas Navidades (al menos en Estados Unidos). El agente del FBI Johnny Utah (Luke Bracey de La conspiración de Noviembre en el papel de Reeves) deberá infiltrarse en una banda de deportistas adictos al riesgo – principalmente Surf – cuyo líder, Bodhi (Édgar Ramírez en el papel del malogrado Swayze tras bajarse a última hora Gerard Butler) es sospechoso de una serie de atracos.

Nada nuevo bajo el sol. Hasta la chica protagonista tiene también el mismo nombre, Tyler (Teresa Palmer, qué tiempos aquellos de Lori Petty) y el superior/amigo de Utah volverá a ser Angelo Pappas (impagable en su momento Gary Busey, aquí un siempre bienvenido Ray Winstone). La cinta que ha dirigido Ericson Core (Invencible) nos deja sus primeras imágenes de la pareja protagonista, a la espera de un primer avance que nos llegaría presumiblemente este Verano (y si un servidor recuerda haber visto la original en el cine, qué demonios a no ver esta…..).

90562

90563