Todos conocemos el éxito que tienen los súper héroes cuando hablamos de cine, sus cintas suelen recaudar cifras extraordinarias (no hace falta recordar lo que paso con «Los Vengadores», no?) y por eso que la industria del séptimo arte intente varias veces al año sacar una película de este genero para engrosar su patrimonio gracias a todos los que acudimos al cine corriendo ante uno de estos estrenos. Y estoy seguro que lo que ocurrirá con esta entrega de uno de los personajes más queridos de la saga de mutantes será un resultado muy parecido a lo que han conseguido las cintas de Ironman 3 o la nueva entrega de Superman que se estrenó hace poco. Por dicho motivo, nos encontramos con uno de los típicos estrenos del verano que llenarán salas sin mucho problema sin tener en cuenta que Marvel os la estará volviendo a jugar entregando un producto que deja mucho que desear.

Una nueva cinta donde podemos ver a Hugh Jackman en uno de sus papeles estrella, dando mamporros por doquier y donde por fin usa las garras para algo más que de equipo de escalada; pero tengo que decir que todos los seguidores de esta franquicia saldrán con un sabor bastante agridulce del cine, ya que la cinta en cuanto a efectos y acción no esta mal, pero en lo que respecta a la historia y a la agilidad para contarla les dejarán con un muy mal sabor de boca, como si hubieras comido sushi en mal estado.

Una nueva aventura de este mutante que sigue con la historia después de la tercera entrega de la saga de los X-Men, donde abatido por la culpa y el remordimiento Logan abandona y se refugia en el sitio más remoto que puede para que no lo molesten y mientras la primera media hora podemos verle completamente dejado, y donde se nos presentan varios flashbacks de hechos de su historia y algunas pesadillas que no dejan que pueda seguir su vida en paz. En uno de estos momentos, vemos cuando está en una guerra en Japón y donde está encerrado por el enemigo, las fuerzas aliadas van a bombardear el lugar donde se encuentra y gracias a uno de sus captores es puesto en libertad; Logan, sabe que el mejor lugar para resistir el bombardeo es precisamente donde se encuentra y salva la vida de su enemigo llevándolo hasta dicho pozo. Gracias a este momento ya vemos que el resto de la película girará en torno a ese japonés que salvó de morir y que ahora es un anciano que está a punto de morir y quiere verlo para despedirse, el cual manda a una mutante a buscar a Lobezno y llevarlo con él. A partir de aquí empieza a liarse el asunto con ataques de los Yakuzas (mafia japonesa) contra su familia, intrigas familiares y demás triquiñuelas de guión (las cuales son más que predecibles) mezcladas con grandes dosis de fumadas de guión y convierten la cinta en una tortura más que en cualquier otra cosa.

Dentro de todo esto, podremos ver como Logan ve reducido su poder regenerativo, como aparece un Ojo de Halcón japonés que no sabe muy bien con quien va en cada momento, ya que se carga el solo a gente de su grupo y de los rivales, una escena de acción a lo Misión Imposible en uno de los trenes bala (donde estoy convencido que los guionistas idearon la idea después de fumarse dos o tres guiones antes ya que si no, no encuentro como pudieron llevar a cabo dicha escena) y unas cuantas idas de pinza más, pero que no voy a desvelarlas todas, ya que luego me acusan de ser un spoileador.

Lo único que puedo decir de esta cinta además de ser lenta y que parecía que no iban a acabar nunca los 126 minutos, es que lo único bueno para mi gusto lo tenemos en medio de los créditos, donde realmente lo que aparece si que merece la pena, no todo lo que hemos visto hasta llegar a este momento, por lo que, en mi opinión Marvel ha conseguido otra cagada épica del mismo nivel que las dos últimas de Ironman, la tercera entrega de los X-Men o incluso si me fuerzas mucho, de la altura de Daredevil. Por lo que en mi opinión no deberíais perder el tiempo en ver esta nueva entrega.

Puntuación: 3.5/10

lobezno-inmortal