Una dosis de noticias diarias. Empezemos con «Sly and friends». Y es que aunque el veterano actor cuenta ya con 65 primaveras recién cumplidas, en lugar de jubilarse ha decidido ser condescendiente con el ciudadano español y ha decidido ampliar su jubilación por lo menos hasta los 67, como dicta la nueva ley. Vamos, que nos quedan unas cuantas cintas más de acción de la buena, de esa que tanto disfrutamos algunos en los 80 y parte de los 90 y que en esta última década no han contado con ningún sucesor digno del actor y en ocasiones director (estoy hablando de Stallone por si alguien todavía no lo sabe). ¿O acaso Vin Diesel y Paul Walker son estrellas de acción? El tremendo éxito en lo comercial incluso crítico, porque aun quedan críticos que saben disfrutar con cintas en donde salten brazos y piernas entre disparos, que fue «Los Mercenarios» el verano pasado no pudo pasar desapercibido a su productora, y más cuando han encontrado el filón de «recuperar» a viejas glorias que por si solas no llenarían ni media sala. Pero todos juntos ya es otra historia. Y si los juntamos con algunos de los nombres más actuales el resultado es de taquillazo asegurado. Dicha película dirigida por el propio Stallone contará con una secuela titulada de manera provisional  «Los Mercenarios 2» (originalidad de momento escasa), pero que tendrá dando órdenes detrás de las cámaras a Simon West, que ya demostró sus dotes en el cine de acción en «Con Air». A Sly (que solo repite funciones de actor y productor, ni siquiera escribe la historia como en la primera entrega) le acompañarán nuevamente Jason Statham, Jet Li, Dolph Lundgren, Terry Crews, Randy Couture, Mickey Rourke, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger (estos 2 últimos con un papel más comprometido, gracias a su aplaudida breve aparición en la anterior película) y como novedades tendremos a Chuck Norris y Jean-Claude Van Damme (este último rechazó el papel de Lundgren en la anterior por no querer ser «pateado» por Jet Li…..en fin). La flor y nata del mejor cine de acción a expensas de saber si se incorporarían John Travolta y Steven Seagal (Wesley Snipes no pudo por ciertos problemas, ejem, fiscales, y su papel recayó en Crews). La cinta, cuya producción comenzará este Otoño con vistas a un estreno el Verano del año que viene, relata (no siga leyendo si no quiere enterarse de algo importante) como el grupo de aguerridos mercenarios buscará venganza por el asesinato en una misión de su miembro más veterano (Rourke), contando para la ocasión con la ayuda de su «salvaje» hija Fiona. Pero todo se complicará cuando esta sea secuestrada por un despiadado dictador (otra vez) que quiere derrocar a la resistencia local.  Veamos que tal les va a estos jovencitos en su lucha contra los opresores nuevamente, lo único que espero es que durante el rodaje tengan suficientes asistencias sanitarias para atender los posibles tirones, fracturas o el reuma de más de uno de estos pre-jubilados.

Y de viejas gloras a una que acaba de cumplir el medio siglo. El cómico Eddie Murphy (le va mejor ese adjetivo que actor) gozó de su particular Olimpo de la fama durante las mismas fechas que los anteriores héroes de acción. La diferencia es que a Murphy no se le ha tenido en cuenta para tal reunión, posiblemente porque aun pueda dar más guerra y sobre todo porque el campo de acción no sea su terreno predilecto (aunque aderezado con buen humor siempre sale bien parado,como demostró en «Superdetective en Hollywood»). El caso es que durante la última década se la ha oido más que visto, y eso solamente en su país natal Estados Unidos gracias al doblaje del asno parlanchín en la saga Shrek. Pendiente de estreno «Tower Heist» a finales de año junto a Ben Stiller, y en donde parece que podremos volver a disfrutar del Murphy más caradura, el director de dicha cinta Brett Ratner que también orquesta la entrega de los Oscars del año que viene, ha elegido al propio cómico afroamericano como maestro de ceremonias. Que quieren que les diga, tras la última y extremadamente aburrida ceremonia con un James Franco en estado de abuso de estupefacientes y una Anne Hathaway con cara de «para qué me habré metido en esto», recibo con los brazos abiertos la decision tomada de darles las riendas al genial cómico de Saturday Night Live. Y es que no olvidemos que esos fueron sus orígenes, y que se mueve como pez en el agua antes miles de personas recitando chistes sin cesar (esperemos que alguno subido de tono como es peculiar en el). Una cosa es un cómico que se meta a actor, y otra un actor (o actriz vale, no piensen que discrimino Dios me libre) que tome la equivocada decisión de subirse a un escenario a contar sin prácticamente gracia un guión ya establecido. Hay contadas excepciones, pero muy contadas, y si no les reto a lo siguiente: citenme más actores/actrices que superen a monologistas propiamente dichos en «El Club de la Comedia» en nuestro país. La ceremonia de entrega tendrá lugar el próximo 26 de Febrero, pero eso siempre y cuando todo siga adelante, porque tras los últimos fracasos en tales gales sobre todo en los espectadores juveniles (que parece que prefieren más ver los resultados en internet que tragarse 4 horas con números musicales y Oscars que ni conocen), se están planteando seriamente recorta la duración suprimiendo dichos Oscars con menos importancia (documental,corto animado,etc…) así como imprimirle más vida a una gala predecible y rutinaria hasta la médula, al menos en las últimas ediciones. De momento aciertan con la elección del señor Murphy, comparada con el año pasado mismo, pero añoro esos tiempos de Billy Crystal o Whoopi Goldberg (cuando salía con un disfráz referente a los films más importantes era hilarante). Incluso Alec Baldwin, Steve Martin y Hugh Jackman no estuvieron nada mal, sobre todo este último. Veamos como se las arregla Eddie para agradar a  ambos bandos: los dirigentes de la Academia y el público. Su risa contagiosa está asegurada.