Últimamente me he vuelto un poco gandul en el tema críticas (si usted, estimado lector, nos sigue con asiduidad lo habrá notado). Y no será porque haya dejado de ir al cine, sino más bien porque muchas cintas no me transmitían lo suficiente para sentarme delante del ordenador cómo estoy ahora y plasmar mis sensaciones y pensamientos (de ahí que cintas cómo la muy floja Focus, la respetable El maestro del agua o la irregular El francotirador no hayan pasado por mi «criba»). Vamos, que no me apetecía escribir sobre ellas.

Pero cuando uno asiste a un ESPECTÁCULO de proporciones desmesuradas y malsanas como el del nuevo Mad Max ya no es que tengas ganas de plasmarlo, sino de revivirlo una y otra vez (y no la escribí anoche según salí de la sala por el madrugón correspondiente de hoy). No he pasado dos horas de mi vida en una sala de cine tan culpablemente distraídas y repletas de locuras como estas en ya ni recuerdo cuánto. La salvajada del año se convierte en un fenómeno único. Es el viejo Max, pero en pleno 2015.

Arranquen motores.

maxresdefault

Qué día…….debió pensar en más de una ocasión Miller durante el rodaje. Lluvias, cambios de guion, de protagonistas (desde Gibson nuevamente en los 90, pasando por el fallecido Heath Ledger durante la década pasada), problemas de presupuesto…..Toda una serie de inconvenientes que han letargado esta Furia en la carretera en una época en la que, es muy raro, que el espectador pueda verse sorprendido (por no decir abrumado) por algo. Y si no, vean la recomendable saga Fast & Furious con lo inverosímil como patente para alargarse todo lo posible. Finalmente Tom Hardy – impagable su Max, letal, poco dado a la conversación y repleto de picaresca y mala leche – y Charlize Theron (ovación a esa Imperator Furiosa, cuyo nombre de por sí ya mola más que la Cherry Coke) llegan a nosotros para sentar una cátedra cinematográfica por un señor de 70 años que se mea en muchas «super producciones» actuales – eh, Michael Bay – a la par que nos deja claro que tiene cuerda para rato.

Clint Eastwood no es el único jubileta que todavía sabe dirigir, señoras y señores (y ojo que Spielberg o Scorsese tampoco son ya unos niños).

hekhd7g1ddmnboxclncm

Mundo de locos. Desde el primer fotograma queda patente lo que nos espera (por si ya el tráiler nos dejaba dudas). Miller no da tregua. El potente arranque de la cinta da un breve respiro a la primera de las múltiples persecuciones que la pueblan. Es locura sí, pero una locura adictiva en todas sus vertientes. Los personajes que la pueblan están esbozados con una creatividad pasmosa, desde la pareja protagonista pasando por Nux, tan bien interpretado por un Nicholas Hoult en busca de la redención, y terminando por uno de los mejores villanos vistos en una sala de cine: el Immortal Joe de Hugh Keays-Byrne, un actor que ya salió en la primera entrega y que se relame con una auténtica perla interpretativa (ver su presentación, o su reacción ante la pérdida de alguien muy «especial»).

MadMax-FuryRoad-ImmortanJoe

Una reinvención de un mundo post-apocalíptico que sirve de escenarios para las carreras más malsanas, emocionantes, implacables y repletas de humor tan absurdo como recurrente que se puedan imaginar. Desde una tormenta, pasando por los estrechos pasadizos de cañones montañosos del desierto, la nocturnidad y la lluvia y el despliegue final del a por todas, la majestuosidad del espectáculo visual no tiene parangón. Violenta, audaz, atrevida, descarada y, sobre todo, atractiva a más no poder.

Tormenta de arena. Miller las evita, las elude con eficacia. Solo nos deja la de la cinta, que forma parte de ese 20% digital frente a un 80% analógico (a la antigua usanza). Y aunque haya tenido que dar su brazo a torcer para ofrecer ciertas tomas de – todavía – más espectacularidad posible, que casi todo lo que veamos sea lo más «realista» posible provocan que con cada explosión o proeza acrobática al volante (y sin él) sean recibidos como un golpe directo a nuestro sentido del entretenimiento.

mad-max-fury-road-wallpaper-8

Esperen….¿estaban buscando una historia elaborada? ¿Una profundidad Kafkaniana en sus acciones? Se han confundido de cinta. Miller hace Cine de Autor sí – una serie B cara, todo hay que decirlo – pero es leal a sus raíces. Multiplica por 10 todo lo visto en su trilogía previa. Más vehículos (hasta 150 en total con un diseño atronador), más desfase (los aliados de Immortan Joe en la caza de Max) y estridencia (los efectos sonoros y la trepidante banda sonora de Junkie XL).

…….¡¡Qué gran día!! Furia en la carretera es ya un clásico de acción. Un Need for Speed mezclado por Picasso y servido por Metallica. Toda una declaración de intenciones de un muy badass Miller que promete más, mucho más. He aplaudido hasta con las orejas al salir.

What a movie!! What a LOVELY movie!!!!

Puntuación: 10/10

mad_max_fury_road_ver11_xlg