Lo he comentado en otras ocasiones: el poder cinematográfico de Will Smith va mucho más allá de las pantallas. De otra manera, sería imposible explicar su ausencia de las mismas durante casi 4 años (la última vez que le vimos fue en la parcialmente ignorada Siete Almas en 2008). Desde entonces no es que no haya tenido trabajo, sino más bien todo lo contrario: ha sacado adelante las carreras de sus 2 pupilos, en particular la de Jaden que ya había actuado con su padre en En busca de la felicidad, para luego hacerlo por su cuenta – y en papeles muy repelentes, acordes con su personalidad – en la horrorosa Ultimátum a la Tierra y el remake de Karate Kid.

Smith regresa el 25 de Mayo por tercera vez como el Agente J, en lo que es ya la conocida como trilogía de los Men in Black, dirigida nuevamente por Barry Sonnenfeld, escrita por hasta 4 guionistas para la ocasión (a ver para que necesitan tantos). El ya veterano agente encargado de lidiar con temas extraterrestres y controlar el paso de estos por nuestro planeta, deberá viajar al pasado para ayudar a su compañero de faenas K (un fugáz Tommy Lee Jones) en una peligrosa misión que ha cambiado el curso del destino, haciendo que K haya dejado de existir en nuestro tiempo. Para ello, trabajará codo con codo con el propio K unos 43 años más joven (un Josh Brolin casi idéntico a Jones).

La cinta que cuenta en su reparto con Alice Eve (Star Trek 2) y Emma Thompson (Love Actually) llegará en formato 3D, y es una de las más esperadas para la próxima época estival, compitiendo con, entre otras, Brave y Los Vengadores. Para los fans de Smith, recordarles que ya está rodando bajo las órdenes de M.Night Shyamalan (El Sexto Sentido) la cinta de aventuras futurista After Earth – vean primeras imágenes en el post correspondiente – en la cual el popular actor afroamericano comparte pantalla nada más y nada menos que…………con su hijo Jaden. Ya les dije que Will tiene mucho, mucho poder.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=vfZ38M8Of48[/youtube]