Antes que nada, permítanme dar mi más sincero agradecimiento al dibujante/genio Francisco Ibáñez (si, ya se lo que piensan: puede que no me lea pero tengo más posibilidades de que lo haga él que Brad Pitt cuando vea Corazones de Acero). Este catalán casi octogenario me ha brindado horas y horas de alegría y diversión cuando era un enano, gracias a los múltiples personajes salidos de su pluma e imaginación. Desde los que nos ocupan aquí Mortadelo y Filemón, pasando por Rompetechos, El Botones Sacarino, 13 Rué del Percebe, Pepe Gotera y Otilio o Chicha, Tato y Clodoveo (que actuales estos últimos) entre otros. Mi padre me los metió por vena. Sin ello, mis sensaciones durante el metraje de Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo no habrían sido las mismas.

Gracias de corazón. Y ahora, a partirnos el culete.

30064

Eso es lo que ha logrado Javier Fesser – que ya dirigió la primera adaptación en imagen real, y que es claramente otro enfermizo seguidor de estos agentes de la tía con más de 50 años a sus espaldas – en la primera adaptación a la gran pantalla de MyF en formato animado (por ordenador y 3D, no olvidemos los MAGISTRALES Festivales animados entre finales de los 60 y comienzos de los 70 para televisión): que nos riamos, como nunca, desde el segundo 1 hasta el último de los (cortos) 88 minutejos que dura la cinta. Un desfile de humor a raudales, una montaña rusa de aciertos y homenajes perpétuos a dos personajes que merecen estar entre lo mejor de nuestra cultura (pero no en el mismo saco que un Bustamante o Gran Hermano por favor……precisamente, parodiado éste último en la película).

Hacía años que no me lo pasaba tan bien en una sala de cine, que no disfrutaba como un verdadero niño ante los despropósitos de los dos torpes agentes de la TIA. Ahora entiendo porque mi padre se lo pasaba mejor que yo leyéndolos, y porque ésta cinta esta hecha, sobre todo, para todos aquellos que sonreimos una y otra vez con El sulfato atómico, El gang del Chicharrón, Chapeu el esmirriau, sus visitas obligadas a las Olimpiadas y mundiales, y así hasta un sinfin de historietas que, alguna que otra, se esconden de manera (disimulada) en la cinta de Fesser (hay mucho, muchísimo corazón en ella).

259526.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

No hay nada que sobre, que se desperdicie o que se eche en falta. Es – y perdonen la comparación – cómo un cerdo, del que se aprovecha TODO. Una animación cuidada hasta el último detalle (los más seguidores disfrutaremos una y otra vez con su visionado buscando los detalles ocultos de las historias clásicas), que parece recién sacada del horno de gestión de su creador (un aplauso a los años de curro de los nuestros); un guion fabuloso, que ha sabido exprimir lo mejor de ambos, de los que les rodean y hasta un villano a su, ejem, «altura» (entre Filemón y Jimmy, se llevan más hostias que las que da un cura en la misa del gallo); y, por supuesto, un doblaje absolutamente EJEMPLAR y calcado a los personajes, y en los que todos y cada uno de ellos parecen haberse mimetizado en los personajes a los que prestan sus cuerdas vocales (mención aparte para Mortadelo, que jamás pensé que igualarían al animado de los nombrados Festivales, y al Tronchamulas cuando esta……cambiadito).

Bruguera e Ibáñez (que pone su granito de arena para los más avispados) deben estar más que orgullosos del resultado final. Es la cinta que éste último hubiera dirigido de haber adaptado el mismo a sus hijos pródigos. Se respira el aroma de su autor en todo momento, desde su prólogo (cada rincón de la TIA con su humor tan español, porque somos un desastre y nos descojonamos de ello) pasando por secuencias que son desternillantes, un carrusel de risas (no recuerdo cuando lloré, de risa claro, por última vez tanto en una sala de cine) incansable e ingenioso – cada una de las persecuciones son para ver una y otra vez – e incluso los títulos finales de crédito, repletos de guiños y con último gag que nos hacen recordar que el humor de Ibáñez no tiene edad, y el paso del tiempo solo hace que mejore e incluso añore (¿O por qué creen que siguen emitiendo en televisión una y otra vez los sketchs de Martes y Trece?).

2876935

En un 2014 que ha sido el mejor año para el cine español (al taquillazo de 8 apellidos vascos hay que sumarles el de la mejorada Torrente 5, la curiosa La isla mínima o El niño), no podía haber mejor colofón final que este MyF ideal para ver con los enanos de la casa, aunque probablemente los padres la acaben disfrutando más que ellos (y nuestros hijos lo entenderán cuando sean mayores, como me pasó a mi) y que merece todos y cada uno de los halagos habidos y por haber. Es una pena que haya que esperar para una nueva entrega, así que de momento me tendré que «conformar» con verla una y otra vez cuando salga a la venta (y si no rayé las cintas de VHS con los festivales de pequeño, dudo que lo haga con un Bluray).

La única pega que le puedo poner, es no poder verla – y reírme como nunca, eso seguro – con una persona que la habría disfrutado tanto como yo…….o más (y ahora te entiendo).

Gracias a Dios, tengo a mis amigos (por más risas juntos chicos con el «aquello»).

Y a Ibáñez (una reverencia, maestro).

Puntuación: 10/10.

Mortadelo_y_Filem_n_contra_Jimmy_el_Cachondo-251625495-large