Uno de los grandes galanes de Hollywood, James Garner, nos dejó ayer a los 86 años de edad de manera repentina, y los servicios de urgencias nada pusieron hacer por salvar su vida en su domicilio de Los Angeles el pasado Sábado por la tarde. Este hijo de un tapicero alcohólico que le provocó una infancia repleta de maltratos, nació en Ocklahoma el 7 de Abril de 1928 y pasó su infancia entre hogares de acogida forzando su carácter rudo y a la par afable, siendo de esos actores que entablaban amistad con prácticamente todos sus compañeros de reparto.

Ganador de dos Corazones Púrpura en la Guerra de Corea, Garner ha formado parte de esa escasa lista de intérpretes capaces de alternar la pequeña pantalla con la grande sin ninguna dificultad. Su fama la obtuvo en el serial televisivo Maverick, entre finales de los 50 y comienzos de los 60, interpretando a un granuja jugador de cartas en el Viejo Oeste, ganando un Globo de Oro en 1958 como Mejor actor prometedor y un Emmy al año siguiente por su labor en dicha serie. Otra de las series por las que obtuvo un merecido éxito – a la par que el reconocimiento de crítica y público – fue con Los casos de Rockford (1974-1980), metido en la piel de un pícaro y cínico detective privado. Garner estuvo nominado 14 veces a los Emmys (ganando en dos ocasiones) y 12 a los Globos de Oro (ganando en tres).

A pesar de que la Academia le ignoró para ganar la ansiada estatuilla dorada – sólo estuvo una vez nominado al Oscar como Actor de reparto en 1983 por El romance de Murphy junto a Sally Field – sus papeles en la gran pantalla nos brindaron grandes personajes muy variopintos: La calumnia, Marlowe detective muy privado, Grand Prix, ¿Victor o Victoria? o La Gran Evasión – clásico donde los haya – son algunas de las cintas de un Garner que muchos reconocerán por sus papeles más veterano en cintas tales cómo Maverick (divertida adaptación del serial que le hizo famoso junto a Mel Gibson y Jodie Foster), Mis queridos compatriotas, Al caer el sol y sobre todo en Space Cowboys y El diario de Noa.

Carismático, repleto de vida y humor, la sonrisa de este viejo galán de Hollywood se ha apagado justo 41 años después de la muerte de Bruce Lee – con el que Garner compartió pantalla en la nombrada Marlowe en 1969 – dejando una hija, Greta, fruto de uno de los matrimonios más longevos de Hollywood con su esposa Lois Clark tras más de 60 años juntos.

Descansa en paz, vaquero espacial.

[youtube]http://youtu.be/iYgEjqAV3_g[/youtube]

garner2-e1405840184573