A Earl Stone (Clint Eastwood), un octogenario que está en quiebra, solo, y que se enfrenta a la ejecución hipotecaria de su negocio, se le ofrece un trabajo aparentemente fácil: sólo requiere conducir. Pero, sin saberlo, Earl se convierte en traficante de drogas para un cártel mexicano, y pasa a estar bajo el radar del agente de la DEA Colin Bates (Bradley Cooper).

A la tercera va la vencida. Eso es lo que pensamos los que nos resistíamos a despedir a esa LEYENDA del cine llamada Clint Eastwood de su faceta de actor cuando hace una década parecía decir adiós con una despedida tan magistral – e ignorada – cómo fue su Gran Torino. Quizás, bien por quitarse la espinita clavada o por un favor personal a su amigo Rober Lorenz, Eastwood volvería otra vez más con la muy desapercibida Golpe de Efecto (que prometía mucho para luego quedar en un ‘gracias y adiós). Pero ‘Harry el sucio’ no se rinde. A sus 88 años cumplidos el pasado Mayo, y con un rodaje fugaz como nos tiene habituados, Clint nos trae esta historia real que espera de mucho que hablar en los próximos Oscars.

Le acompaña un reparto de altura: Laurence Fishburne (que repite con el director tras Mystic River), el solicitado Michael Peña, Dianne West, Bradley Cooper (otro que repite tras El Francotirador y disfrutando del éxito de Ha nacido una estrella, cinta que iba a dirigir…….el propio Clint) y Andy García. Nos llegará el 18 de Enero.

Y mi duda es la de muchos ¿quién tendrá el honor de poner voz al Maestro tras la muerte de nuestro Constantino Romero?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=N_QksSzK7sI[/youtube]