Música en los 90.

En plena fiebre ochentera – vista en Super 8, Stranger things, IT o la próxima Ready Player One entre otras – una década que empieza a sonar (nunca mejor dicho por este post) poco a poco son los 90, la cual tiene más a reinvindicar de lo que pueda parecer. Y es que los que crecimos/vivimos en la misma recordamos muchas películas no solo por el impacto visual y taquillero (fue la última vez que las cintas duraban MESES en cartelera, y cuyo fenómeno era de boca a boca sin importar la calidad de la misma…..¿verdad, redes sociales?) sino por LA canción que nos metía de lleno nuevamente en dicha aventura.

Imposible no acordarse de Robin Hood Príncipe de los ladrones sin Bryan Adams en la cabeza, de Armageddon sin Steven Tyler, vocalista de Aerosmith, entonando aquel ya épico ‘Don’t wanna close my eyes…..’ o del Titanic expirando su último aliento al son de aquel My heart will go on de Celine Dion (por la que ganó uno de los 11 Oscars de la cinta).

Con la entrada del nuevo siglo, el fenómeno entró en algo de decandencia no sólo por la saturación – Pearl Harbor de Michael Bay en 2001 intentó ser el nuevo Titanic para lograr precisamente lo opuesto – sino por ese fenómeno con el que hoy convivimos tanto cómo ir a comer o dormir llamado Internet. Dejamos – al menos algunos – de comprar Bandas Sonoras para rallar la canción de turno, y cuando queríamos escuchar de nuevo ese tema tan de moda nos bastaba con una búsqueda rápida en cuestión de minutos (bueno vale, a veces hasta horas para descargar una canción….sí hijos míos, yo viví eso). Pero esos temas ahí quedaron, y forman parte de la Historia del Cine. De ahí este repaso por algunos de ellos (posiblemente se me quede alguno en el tintero) para evocar un sentimiento en una sala de cine, un fenómeno que probablemente no vuelva a repetirse……..

Pretty Woman (1990): El clásico de Roy Orbison que daba título a la comedia romántica por excelencia. No existirían todas las que vinieron luego sin este fenómeno de Julia Roberts y Richard Gere que, años más tarde, intentaron repetir sin el mismo éxito con Novia a la fuga (1999).

Imagen de previsualización de YouTube

Ghost (1991): Patrick Swayze y Demi Moore en una sensual clase de alfarería. Sobra decir más. El clásico de los Righteous Brothers ‘Unchained melody’ es un clásico que habrá hecho las delicias de millones de parejas (y ensuciado más de un piso con barro).

Imagen de previsualización de YouTube

Robin Hood Príncipe de los ladrones (1991): Una de las cintas más taquilleras de aquel año convirtió a Bryan Adams en un fenómeno gracias a su (Everything I do) I do it for you. La canción ya había sido publicada, pero se usó en la banda sonora hasta tal punto que Michael Kamen, compositor de la cinta, usa sus companses en algunos momentos de la misma.

Imagen de previsualización de YouTube

Terminator 2 El juicio final (1991): Era la década de James Cameron sin duda alguna. Y la impresionante secuela de Terminator fue un golpe en la mesa en el mundo de los efectos y el cine de acción (hoy en día sigue siendo una jodida GOZADA). A ello se sumaron los muy de moda por entonces Guns and Roses con este You could be mine para cuyo videoclip se prestaron los dos Terminator de la cinta. Casi nada. Dos años más tardes los Roses nos traerían la versión de los Rolling Stone Simpathy for the Devil para Entrevista con el vampiro (justo antes de su separación).

Imagen de previsualización de YouTube

El Guardaespaldas (1992): Kevin Costner volvería a romper las listas musicales gracias a la versión de su compañera en la cinta, la malograda Whitney Houston, del I will always love you. Y es que ¿quién no ha intentado cantar el famoso estribillo dejándose media garganta en ello? Una de las bandas sonoras más vendidas de TODA la historia. Ahí es na Kevin….

Imagen de previsualización de YouTube

Reservoir Dogs (1992): Bienvenido Mr. Quentin Tarantino. Su ópera prima demostraba el buen gusto del cineasta por la música, en especial los clásicos (su única película hasta la fecha con una banda sonora original compuesta ha sido Los odiosos ocho por la que Ennio Morricone ganó por fin su ansiado Oscar). Aquí el Señor Rubio (Michael Madsen) bailaba al ritmo de Stuck in the middle with you de los Stealers Wheel. ¿Y si les dijera que para ESA escena del baile Tarantino quería el famoso My Sharona de The Knack y no logró los derechos?

Imagen de previsualización de YouTube

Los 3 Mosqueteros (1993): la juvenil versión Disney del clásico de Alejandro Dumas volvía a tener a Bryan Adams muy bien arropado por Sting y Rod Stewart para cantarnos este All for love. Una de las mejores canciones de los 90 sin duda alguna.

Imagen de previsualización de YouTube

Philadelphia (1993): Tom Hanks se quitó la máscara del humor para lograr una de las mejores interpretaciones de su carrera junto a Denzel Washington en esta cinta ganadora de dos Oscars, uno para Hanks y otro para Bruce Springsteen y esta desgarradora Streets of Philadelphia. Rompimos dos muros ese mismo año: el de la homosexualidad y el SIDA. Gracias Jonathan Demme.

Imagen de previsualización de YouTube

Reality Bites (1994): La primera película de Ben Stiller detrás de las cámaras sobre la hoy olvidada Generación X era también una oportunidad de vender su disco repleto de canciones (aquí si lograron meter el My Sharona). Pero el éxito fue la versión de Baby I love your way de Big Mountain (que, por cierto, la cantaron hasta en Español).

Imagen de previsualización de YouTube

Pulp Fiction (1994): Y más Tarantino. La película que rompió a Hollywood en mil pedazos tenía una banda sonora de quitar el hipo. Y aunque podríamos poner el mítico baile de John Travolta y Uma Thurman, el auténtico bombazo radica en este Girl you’ll be a woman soon de Urge Overkill con otra escena impecable e inolvidable con lo que acaba sucediendo. Quentin nunca da puntada sin hilo.

Imagen de previsualización de YouTube

Cuatro bodas y un funeral (1994): Cuando Wet Wet Wet nos daba su Love is all around para la comedia romántica británica que nos descubrió a Hugh Grant, seguro que no imaginaron que años más tarde sería parodiada en otra cinta con Grant al frente, la mil veces mejor Love Actually (con aquel Christmas is all around de Bill Nighy). Pero bueno, Andie McDowall cayó rendida a los pies del torpe de Hugh entre tanta boda.

Imagen de previsualización de YouTube

Speed (1994): Una de las cintas de acción de la década (con permiso de La Roca) tuvo al rockero Billy Idol metiéndole prisa a Keanu Reeves y recordándole que no bajase de 50km por hora. Un temazo que acompañó a un clásico instantáneo.

Imagen de previsualización de YouTube

Dos policías rebeldes (1995): la cinta que convirtió a Will Smith en la estrella que es hoy en día (y cuya tercera entrega parece rodarán este próximo verano), en la primera película de Michael Bay detrás de las cámaras se vendió aún más con este Shy Guy de Diana King.

Imagen de previsualización de YouTube

Mentes Peligrosas (1995): Jerry Bruckheimer era DIOS en esta década, y todo lo que tocaba era éxito inmediato de taquilla. Un drama escolar se convirtió en un fenómeno a mediados de esta década gracias a la brutal presencia de una impecable Michelle Pfeiffer y el tema de Coolio llamado Gangstas Paradise (en cuyo videoclip sale la mismísima Pfeiffer).

Imagen de previsualización de YouTube

Batman Forever (1995): La franquicia se reinventaba tras el abandono de Tim Burton – producido a su vez por el abandono de Michael Keaton – en una de las cintas más taquilleras de aquel año.  Y con ella Seal y su Kiss from a rose (un tema “raro” para una cinta de estas características). Joel Schumacher conseguiría dos años más tarde que casi se enterrase para siempre al Caballero Oscuro con Batman y Robin. Menos mal que luego vino un tal Christopher Nolan…..

Imagen de previsualización de YouTube

Romeo + Julieta (1996): La peculiar versión de Baz Luhrman con Leonardo DiCaprio pre Titanic al frente y Claire Danes (que pena no le dieran el papel a Natalie Portman) también contó con una banda sonora repleta de éxitos de la época, como esta versión del Young hearts run free que versionó Kym Mazelle.

Imagen de previsualización de YouTube

Titanic (1997): Esta canción ha derramado más lágrimas en la historia del cine que ninguna otra sin duda alguna. Celine Dion ponía voz al amor inmortal entre Leonardo DiCaprio (de nuevo) y Kate Winslet en la segunda cinta más taquillera de todos los tiempos, superada por Avatar (todas de James Cameron).

Imagen de previsualización de YouTube

Men in Black (1997): La faceta musical de Will Smith salió a flote en otro de sus taquillazos noventeros con la canción con el mismo título para esta comedia fantástica producida por Steven Spielberg (el cual, en un comienzo, no quería a Smith cómo protagonista).

Imagen de previsualización de YouTube

Armageddon (1998):  Steven Tyler y sus Aerosmith ponían la nota musical al desastre venido del espacio de Michael Bay con Bruce Willis, Ben Affleck y la propia hija de Tyler, Liv, al frente con su I don’t wanna miss a thing con la que lograron una nominación al Oscar. Y un servidor tuvo la suerte de cantarla el verano pasado en el concierto que dieron en mi ciudad (y 20 años después sigue poniendo los pelos de punta).

Imagen de previsualización de YouTube

Austin Powers, la espía que me achuchó (1999): La (superior) secuela del peculiar personaje creado por Mike Myers contó con Madonna y este Beautiful stranger cómo tema principal y un videoclip muy jugetón entre ambos. Una cinta muy  a reinvindicar.

Imagen de previsualización de YouTube

Nothing Hill (1999): Nuevamente Julia Roberts y nuevamente Hugh Grant. Y es que, durante esta década, sus nombres eran sinónimos de amor y risas a partes iguales. La que es, una de las últimas grandes comedias románticas tenía a Ronan Keating cantando esta maravilla llamada When you say nothing at all. 

Imagen de previsualización de YouTube

Alguien como tú (1999): Lo admito. Soy MUY de esta canción de Sixpence none the richer llamada simplemente Kiss me para (otra) comedia romántica que nos contaba el clásico cuento del “patito feo” (ejem, ejem, Rachel Leigh Cook con gafas y mal peinada era la peor del instituto…….). Una cinta al servicio del muy de moda Freddie Prinze Jr y que nos enseñó el lado “oscuro” del hoy recordado Paul Walker.

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *