Dos décadas ha tardado el prestigioso realizador Martin Scorsese – hace poco volví a ver Casino para autorecordarme lo GENIO que es – en llevar adelante uno de sus proyectos más ambiciosos. Silence es un drama histórico ambientado en el Japón feudal del Siglo XVII al que viajan dos jesuítas, el padre Rodrigues (Andrew Garfield) y el padre Francisco Garupe (Adam Driver, el malo del nuevo Star Wars) en la búsqueda de su mentor, el padre Cristovâo Ferreira (Liam Neeson). Éste último, tras haber sido capturado y torturado, ha renegado del cristianismo algo que intentarán cambiar sus antiguos pupilos……

Que Silence es una de las cintas más esperadas del 2016, eso no cabe lugar a dudas. Ahora bien, su productora Paramount no mete prisas: estará cuando tenga que estar (bien en Mayo, plena época de blockbuster, cómo si es en Noviembre más cercana a los Oscars). Lo que está claro es que esta nueva colaboración de Neeson con Martin, tras Gangs of New York, ha supuesto todo un reto para uno de los actuales héroes de acción. A sus 63 años, el protagonista de Venganza tuvo que bajar drásticamente de peso – cómo se aprecia en esta primera instantánea – y someterse al esfuerzo interpretativo de dar lo mejor de sí en cada momento, como ha comentado el propio actor ya que «Scorsese trabaja al 200 por ciento, y a ti sólo te pide que des el cien por cien: da miedo. Exige silencio absoluto en el plató: si escucha el más mínimo sonido, se pone hecho una furia”.

Ni pintado le viene el título a su nueva obra – aunque el realizador muy silencioso no es que digamos – de la que os dejamos las primeras imágenes del nombrado Neeson y Garfield. Mientras, cruzamos dedos para que uno de sus próximos proyectos sea o bien The devil in the white city (un thriller basado en la historia real de un arquitecto del Siglo XIX, asesino en sus ratos libres que podría protagonizar su estimado Leonardo DiCaprio) o The irishman (que le reuniría 20 años después en una nueva cinta de gangsters con Robert De Niro y Joe Pesci, junto a Al Pacino por primera vez en su carrera).

Liam-Neeson-Silence

silence