El hombre más poderoso del planeta (entero,enterito) es el Presidente de los Estados Unidos.

Y que no te tiemble el pulso al decir esto. ¿Qué tienen que morir 70 personas en un ataque terrorista para salvar su vida? Pa’lante oiga. ¿Qué hay que sacrificar las vidas de millones de Coreanos? Repito: el MÁS poderoso/importante, por si no había quedado clarito. Parta de estas premisas y añádale unas gotas de acctioner ochentero (¡viva la violencia!) + cine repleto de tópicos muy consciente de la Serie B a la que pertenece y estará dispuesto para hacer frente a Objetivo: La Casa Blanca.

En caso contrario, se puede meter en la última de Malick – esas de las que los entendidos las alaban por su ‘prosa visual’ – o repetir el título de esta cinta para no llevarse a posibles engaños ¿lo qué?. Lo dicho: el Presi mola.

Topicazo 1: ¿Bush? un machango delante de las cámaras. ¿Obama? bonita sonrisa, gracias. El Presidente del cine es el que no se deja doblegar por los malos (coreanos, por la «moda» del loco de turno reciente Pyongyang) y por ello Aaron Eckhart se pone en la piel de un tipo con más agallas que toda el Acuario de Valencia, con trauma previo en el pack – en ese prólogo correcto, con ciertos adornos innecesarios pero adecuado para esta película – para dejar claro que dará su vida por todos los miembros de su gabinete…..solo que, como suele ocurrir, el gabinete de turno es la cabeza de turco para los planes de los malos (o si no miren al de Harrison Ford en Air Force One). Eso sí, siempre tienen un punto débil (yo por mi hijo/a MA-TO).

OLYMPUS-HAS-FALLEN

Topicazo 13: Corea sucks. En los ochenta eran los rusos. En los noventa los iraníes (tras el 11S no hay huevos). Ahora, todo lo oriental. Para ello tomamos a 5 tíos y les ponemos máscaras. Y los que no tengan con que cubrirse la cara da lo mismo porque el espectador no tendrá tiempo de distinguirlos. Importa que mueran y, a ser posible, de la manera más bestia posible. Y como en todo clan de villanos, hay uno que dejamos para el final – para ir cogiéndole ganas – y en este caso es Rick Yune (actor nacido en Washington, toma recochineo), al cual he visto almendras con más expresión que este tío. ¿Importa? Ni lo más mínimo. Sabemos cómo acabará  el compi (bolsa negra, etiqueta en el dedo gordo del pie……).

olympus has fallen why so blu 6

Topicazo 3: el bueno es chulo, sabe de todo, está en el momento oportuno, tiene algún pasado/trauma (tipo poli renegado a oficinista, o que al jefe no le gustan sus métodos etc..) y nos cae bien (más que nada porque sabemos que va a poner a los malotes a 20 uñas). Un Gerard Butler (muy) venido a menos convierte a su Mike Banning (joder, hasta el nombre ya acojona) ex- Ranger bla bla en un híbrido entre el McClane de la primera jungla y el Serpiente Plissken de Kurt Russell: cachondo, con una ocurrencia en mente siempre.

Y aunque tarda en arrancar y Butler ya no es aquel Leónidas de 300 (quedan restos, aunque yo le prefiero en comedia), es en los últimos 45 minutos dónde el actor escocés da rienda suelta a su mala leche, poniendo en evidencia la (infinita) torpeza de los villanos (siempre empiezan con todo calculado para que un don nadie les tire todo al traste) y dejando perlitas como ‘Vamos a jugar al que te den por culo. Tu empiezas’. Es tan crack, que es el ÚNICO que tutea al Presi (nada más os digo).

Gerard-Butler-in-Olympus-Has-Fallen-2013-Movie-Image-3

Topicazo 26: secundarios de cierto «lujo». Por un lado la afligida esposa/novia de algún prota (a ser posible del principal, para ese reencuentro final). Tenemos también amigos del bueno (no muy bien parados). El traidor (no desvelo si lo hay o no, pero que suele estar en estas producciones con dos finales posibles: o se redime, o toca los cojones hasta última hora y siempre es el que más conoce al chachi de la peli). El conocido: aquí un Morgan Freeman con cara de ‘esto lo hago yo igual en mi casa y leyendo las páginas amarillas. Mi cheque por favor’. El bueno de Freeman provocaría adicción hasta en un programa de teletienda. Los que no hacen nada: primer plano del Pentágono. Oficina del pánico. Gabinete de crisis. Un militar toca pelotas (Robert Foster con cara de ‘me veo en el paro cuando esto termine’). Hay un tipo que nos saca las castañas del fuego. Y todavía le ponemos las cosas más difícil (‘salga de ahí ahora mismo’). Todos nos abrazamos cuando el ataque termina. No hemos hecho un carajo, pero ¿y el mal rato que hemos pasado? Una caja de Almax cuando pueda soldado.

olympushasfallen3

Topicazo 33: ya los tiempos no son lo que eran para el realizador afroamericano Antoine Fuqua (bebió de los laureles de la gloria con Training Day, para ser olvidado tras Lágrimas del sol o El rey arturo). Pero su manera de rodar acción sigue inalterable. Buen heredero de un McTiernan o Verhoeven ochentero, Fuqua impone ritmo y violencia (oh yeah) a una cinta que no da para más, porque su presupuesto no se lo permite (los efectos digitales dan vergüenzita, hasta la Megadrive luce mejor). Es la hermana pequeña de la próxima Asalto al Poder(curiosamente van y me ponen el tráiler antes) pero no se achanta. No hay ni el más mínimo prejuicio. Y hasta tiene un par de momentos curiosos (esos pasillos de la Casa Blanca a oscuras repletos de escombros y cuerpos, o un Hospital a tope con las víctimas del primer ataque y que, desgraciadamente, recuerdan al del reciente atentado en Boston).

Topicazo 7: y por último, pero no menos importante, las frases tomadas del ‘Manual de pelis de acción con bueno a salvar el mundo/a alguien contra malo que no da para más’ (los otros topicazos son de comedias, terror, dramas….). Apunten bien estas líneas destinadas en un futuro no muy lejano a formar parte de un guion de Oscar que nos baje las bragas: ‘Salvemos al Presidente’, ‘Con el debido respeto Señor (y a continuación una vulgaridad)’, ‘Juro mi lealtad a la bandera de los Estados Unidos de América’, ‘No negociamos con terroristas’, ‘Era de los mejores, pero……’, ‘Nooooooo (oh, alguien ha cascao)’, ‘Tienen una hora (por decir un ejemplo temporal) o iré matándoles uno a uno’, ‘Que te follen’, ‘¡Es una orden!…..

olympus-has-fallen-45

La bandera como un queso gruyere. Pero no nos rendiremos. Derramaré hasta mi última gota de sangre por las barras y estrellas. Les juro que su patriotismo me da hasta cierta envidia.

Eso sí, recuerden cuando comience la cinta y al final de la misma – con esa música de trompetas y redobles de tambores muy presidencial – ponerse en pie, mano al corazón y entonar: Oh, say can you see by the dawn’s early light…….

Puntuación: 6,5/10.

objetivo-la-casa-blanca-cartel2