Cuando el pasado martes se anunciaron las candidaturas a los Oscars, simultáneamente dicha lista era publicada en su página oficial de la cadena ABC. Sin embargo, justo antes de anunciar las finalistas a Mejor Actriz la web nos indicaba que una de ellas era Amy Adams por La Llegada – una nominación cantada para muchos – y la sorpresa fue mayúscula al darse la lista en televisión y no aparecer Adams en detrimento de Ruth Negga por Loving. El de Adams fue el nombre que más fuerte sonó al final de dichas candidaturas, ya que el pasado Octubre con el estreno de la cinta de Denis Villeneuve, todo el mundo la ponía no solo como finalista al Oscar sino como casi ganadora (tras 5 nominaciones previas, una de las mejores actrices de su generación sin lugar a dudas).

Junto a Adams, otros nombres que se escucharon tras las nominaciones son los que os dejamos en esta lista de «perdedores morales», pero cuyo trabajo en la mayoría era digno de haberse escuchado el próximo 26 de Febrero. El reconocimiento del público seguro que lo tienen.

Amy Adams (La Llegada): posiblemente una de las mayores injusticias de los últimos años. El rol de Adams en la genial cinta de Villeneuve es el eje principal, y la película sin ella no sería ni un ápice de lo que nos acaba contando a través de la actriz (sus gestos y miradas son absolutamente desgarradores). Adams también podía haber sido nominada por Animales Nocturnos – por la que sí ha sido nominado su compañero Michael Shannon, con el que ya coincidió en El Hombre de Acero – pero ni con esas. A Villenevue le han nominado, y La llegada cuenta con 9 premios a los que optar, quizás para compensar el haber dejado de lado otros años su trabajo en Sicario Prisioneros (donde Hugh Jackman, Jake Gyllenhall o Paul Dano eran carne de Oscar). Os dejamos el error antes comentado en la web de los Oscars.

Martin Scorsese (Silencio): una de las cintas más esperadas de finales del año pasado era la adaptación de la obra de Shusaku Endo, por la que el célebre director de Infiltrados llevaba años luchando para sacar adelante. Finalmente una nominación – Mejor Fotografía – para la religiosa cinta de Andrew Garfield (que si está nominado por su ejemplar papel en Hasta el último hombre), Adam Driver y Liam Nesson. Scorsese tendrá que seguir peleando por su segundo Oscar (que bien lo podía haber recibido por El Lobo de Wall Street).

Elle (Paul Verhoeven): lo de la cinta que protagoniza Isabelle Hupert – merecidamente nominada a Mejor Actriz – es un caso digno de Expediente X. El que fuera director de cintas cómo Robocop, Desafío total, Instinto básico Starship Troopers (vale si, vamos a recordarle también Showgirls) lleva años realizando cintas de corte más íntimo, y Elle estaba siendo una de las favoritas a estar en las finalistas a Mejor Película Extranjera, es más, se alzó con el Globo de Oro en dicha categoría hace unas semanas. Sin embargo en la lista definitiva no aparece, aunque era algo que si se sabía al no pasar el corte previo, cómo sucedió con la cinta que envió nuestro país para representarnos: Julieta (esta vez Almodóvar no tuvo el peso deseado ante la que ha sido una de sus cintas más criticadas). Os dejamos esta curiosa instantánea de Hupert recibiendo un beso de felicitación y admiración por parte de Nicole Kidman – también nominada, pero como Mejor Actriz de Reparto – nada más conocerse las nominaciones el pasado Martes.

<> on January 24, 2017 in Paris, France.

Annette Benning (20th century women): en 1999 su Oscar parecía casi hecho por American Beauty, pero se fue de vacío cuando lo acabó alzando Hilary Swanks por Boys don’t cry. Cuatro nominaciones lleva una actriz que demuestra su versatilidad en una cinta que nos cuenta la vida de varias mujeres modernas para su tiempo, a finales de los años 70 del pasado siglo en California. Otra vez será.

Tom Hanks (Sully): a Hanks le pasa como a Meryl Streep (que este año cuenta con su nominación ¡¡número 20!!). Deberían tener un Oscar propio casi cada año. El papel de Hanks en la cinta de Eastwood es de esos que gusta a Hollywood – hecho real, héroe americano – pero que por razones que desconocemos (¿se han aburrido del actor, u olvidado de la cinta estrenada el pasado mes de Septiembre en su país?) su nombre no sonará el próximo Febrero. Su caso fue parecido al de Adams: su nombre fue publicado en la web justo antes de anunciarse los 5 finalistas por televisión. Sin embargo Hanks no ocupaba el sitio de nadie, sino que se colaba en la fiesta junto a los 5 candidatos oficiales. Un servidor tras ver el rechazo por Capitán Philips hace años, ya me creo todo…….y es que solo por los últimos 10 minutos de Hanks en la magistral cinta de mi amigo Paul Greengrass, se merecía todos los premios ese año habidos y por haber.

Clint Eastwood (Sully): que a sus 86 años, el veterano realizador siga en la brecha del cañón es algo digno de mencionar por sí solo. Está claro que los «jóvenes» vienen pisando fuerte, pero tenemos la sensación de que en un intento de modernización de Hollywood están dejando de lado a mitos y leyendas vivas que han escrito su larga y brillante historia. De momento, este año se salvan Denzel Washington y la inmortal Meryl Streep (aunque muchos coinciden en que su papel en Florecen Foster Jenkins, genial como siempre, poco tendrá que hacer frente a Natalie Portman o Emma Stone).

Denzel Washington (Fences): no se confundan. Washington SI está nominado como Mejor Actor, pero le nombramos por haberse quedado en el camino a Mejor Director. Su tercera cinta detrás de las cámaras ha logrado que vuelva a ser nominado, junto a su compañera de reparto Viola Davis. Y mi pregunta es: ¿no tendrá algo que ver el Washington director en ello? Ni con esas ha servido para que la Academia tenga en cuenta su trabajo más allá de lo que vemos en la pantalla.

Buscando a Dory (Mejor cinta de animación): Pixar no suele tener éxito en la academia con sus secuelas. Y aunque la cinta ha sido de las más taquilleras del pasado año – y la crítica la respaldó, pero siempre a la sombra de su predecesora Buscando a Nemo – finalmente Disney tendrá que «conformarse» con optar por Vaiana Zootrópolis. Ojito con Kubo, posiblemente la gran favorita.

Rogue One, una historia de Star Wars (Mejor banda sonora): soy de las pocas personas a la que no le gustó la nueva aventura galáctica (me quedé dormido: dos veces). Y no soy dudoso con un saga que admiro y cuyo séptimo episodio me hizo sentir como un niño hace dos Navidades (no veo la hora de asistir al octavo este Diciembre). Pero su banda sonora compuesta por Michael Giachinno – uno de los mejores compositores de la actualidad – ha sido ninguneada, a pesar de ser una partitura a la altura de la saga y un gran trabajo del ya ganador de un Oscar. Habrá que esperar a que John Williams se vuelva a poner al mando…..

Animales fantásticos y dónde encontrarlos (Mejor banda sonora): misma mala suerte ha corrido James Newton Howard, con una partitura brillante y emotiva para una película que, sin embargo, si ha tenido mejor fortuna en otros apartados técnicos.

Taraji P.Henson (Figuras ocultas): una cinta que parecía que no iba a causar mucho revuelo y que se colocó líder en su fin de semana de estreno en Estados Unidos y que cuenta con 3 nominaciones al Oscar, incluidas Mejor Película y Mejor Actriz de Reparto para Octavia Specer (su segunda nominación, tras ganar por Criadas y Señoras). Sin embargo el rol de Henson – que ya estuvo nominada por El curioso caso de Benjamin Button – es tan importante como el de Spencer, esa clase de papeles que es imposible entender uno sin el otro. Algo así como cuando Denzel Washington ganó el Oscar por Training Day, un trabajo que no sería lo que vimos sin un Ethan Hawke espléndido que también fue nominado ese año (pero como Actor de reparto, algo incomprensible cuando sale incluso más que Washington en pantalla).

El nacimiento de una Nación (Nate Parker): ojo a este caso. Una cinta que podía haber sido la nueva 12 años de esclavitud se ha quedado en nada, debido al pasado de su realizador Parker – acusado de violación hace 17 años – que no ha gustado nada a los carcas miembros de la Academia. Una cinta que está entre lo más aplaudido del pasado año, y que resulta triste que pese la vida personal de su director por encima del conjunto de la obra. Menos mal que parece ser que a Mel Gibson le han perdonado – gracias señores arcaicos, esperen que me pongo de rodillas – y su labor como director en esa maravilla llamada Hasta el último hombre ha sido tenida en cuenta (ya como gane, me dejo la barba como la ha lucido en sus últimas apariciones públicas).

Aaron Taylor Jonhson (Animales nocturnos): otro caso extraño más. Ganador del Globo de Oro por dicha cinta hace unas semanas, ha sido relegado en dicha categoría en la que han tenido en cuenta a Michael Shannon. Otro actor de la cinta de Tom Ford al que no han tenido en cuenta es a Jake Gyllenhaal, el cual solo ha sido nominado al Oscar una vez en toda su carrera por Brokeback Mountain hace ya una década (y no será por interpretaciones dignas de estar más de un año entre los finalistas).

Deadpool: y acabamos con la peli cachonda del año, pero que a lo tonto estuvo nominada a Mejor Película – en Comedia – Actor (Ryan Reynolds) y guion original en los pasados globos de oro. Reynolds hizo campaña para los Oscars (al mismo estilo que promocionaba la cinta justo hace un año), pero finalmente ha sido ignorada. Algo que me vuelve a confirmar la falta de riesgo en los miembros de la Academia, cosa que han hecho en contadas ocasiones como el año pasado con Mad Max: Furia en la carreteraEl señor de los Anillos o Johnny Depp y la primera vez que vimos a su Jack Sparrow en Piratas del Caribe. Ahora lo tenemos muy visto, pero ¿se imaginan al actor levantando el Oscar y pidiendo una botella de ron aquel año? Sublime.

[youtube]https://youtu.be/StjdGLhNXlw[/youtube]